ANIMALES

Marcos, mordido por una víbora, estable en el CHUO

"Mordeume unha víbora fuciñuda, unha das máis bonitas da península. non a matei, deixeina marchar"

Marcos Mallo se recupera en el CHUO de la picadura de una víbora.
Marcos Mallo se recupera en el CHUO de la picadura de una víbora.
Marcos, mordido por una víbora, estable en el CHUO

Marcos Mallo, vecino de Allariz de 39 años, se recupera en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense después de sufrir una picadura de una víbora en el dedo anular de su mano derecha mientras realizaba el pasado sábado con su mujer e hijo una ruta de senderismo por Muíños. "Foi mala sorte. Apoeime nun sitio no que estaba a víbora. Ela defendeuse e mordeume", explica. La reacción no se hizo esperar. "Foi moi doloroso. Ao momento, o dedo púxose negro e desmaiei. Polo que se ve, tardaron en despertarme. Meteu moito veleno", relata. Una situación que se agravó por el difícil acceso a la zona, siendo necesaria la intervención del GES de Muíños que lo porteó durante un kilómetro y medio hasta el paraje de A Barxa, donde le esperaba un helicóptero medicalizado.

Tanto Marcos como su pareja trabajan con fauna, por lo que reconocieron la especie de víbora que le mordió. "É unha víbora fuciñuda, unha das máis bonitas da península ", explica. Ni se le ocurrió matarla. "Deixeina marchar. As serpes non son malas de por si, cumpren unha función biolóxica moi importante no medio. Onde hai serpes, non hai ratos", recuerda. Es la primera vez que sufre una picadura de una serpiente. "É unha zona na que hai víboras. Nós xa o sabiamos. Téñoas visto tanto aquí como noutros países e nunca me picou ningunha".

En el CHUO no manejan ningún registro de este tipo de afectaciones, aunque el jefe de servicio de Urgencias, Francisco Aramburu, reconoce la baja incidencia. "Son casos muy contados. Primavera y verano son la época en la que se pueden dar. No obstante, tenemos muchos más casos de picaduras de eminópteros; es decir, avispas y abejas, que de serpientes. Muchísimas más y más grave", puntualiza.

El doctor Aramburu destaca la importancia de inmobilizar la zona afectada en el momento de la picadura, limpiando y desinfectando la herida. "Si es posible con alcohol porque el Betadine enmascara las lesiones y esto nos dificulta la exploración en el hospital", indica. Además, recomienda marcar la zona de la afectación. En este sentido, Urgencias del CHUO cuentan con un suero antiofídico para los casos potencialmente grave. "Lo que siempre hay que poner es la vacuna antitetánica", concluye Aramburu.