TRÁFICO

La ciudad probará a eliminar el tráfico rodado en varias calles

El Concello planea "peatonalizaciones exprés" para examinar las ventajas e inconvenientes 

La ciudad probará a eliminar el tráfico rodado en varias calles

El gobierno local de Ourense examinará durante los próximos meses posibles peatonalizaciones en las calles de la ciudad, una medida que se enmarca dentro del plan impulsado para frenar los numerosos atropellos que se han ido produciendo.

Según desveló uno de los portavoces de Stop Accidentes, Daniel Pousada, ayer en el salón de plenos del Concello junto a los ediles Carlos Campos y Sofía Godoy, su colectivo y el grupo de gobierno trabajarán de la mano en la posibilidad de eliminar el tráfico rodado en varias calles, todavía sin concretar.

Para valorar las ventajas e inconvenientes que se puedan derivar de esta medida, además de los estudios que la Policía Local está llevando a cabo, se realizarán "peatonalizaciones exprés", lo que significaría dar prioridad a los viandantes durante uno o dos días, para permitir hacerse una idea de las consecuencias que tendrían para el tráfico y la dinámica de movilidad rodada.

Aunque no han trascendido las calles concretas en las que se podría actuar, el Concello baraja desde hace meses alternativas como la rúa Reza, que enlaza Progreso con Doctor Fleming, o la Xocas, que discurre paralelamente a uno de los laterales del Parque de San Lázaro, entre Curros Enríquez y Cardenal Quevedo.

Las peatonalizaciones de calle están entre los objetivos de la comisión "Móvete por Ourense", encargada de diseñar la movilidad futura de la ciudad y que cuenta con tener un plan elaborado a finales de año.

No obstante, el gobierno local ha manifestado en numerosas ocasiones que esa planificación a largo plazo se complementará con actuaciones inmediatas, para reducir las cifras de siniestralidad.

La Diputación instalará semáforos en la rúa Quintián y cederá su titularidad al Concello

El concejal de Tráfico, Carlos Campos, destacó, durante la presentación de la nueva campaña de concienciación sobre los atropellos, las dificultades que se encuentra en muchas ocasiones el Concello para realizar mejoras en calles de la ciudad, motivadas por ser estas competencia de otras administraciones, como Fomento, Xunta o Diputación.

"El problema que tenemos es que ellos deben permitir ciertas cuestiones, nosotros únicamente podemos habilitar plazas de aparcamiento o zonas para autobuses y carga y descarga", explicó Campos, que avanzó que el Concello estaría en disposición de asumir la titularidad de estas calles, siempre que se entreguen en buenas condiciones.

Será el caso, por ejemplo, de la rúa Quintián, propiedad en estos momentos de la Diputación. según desveló el concejal de Tráfico, se ha conseguido que la institución provincial instale en las próximas semanas un grupo semafórico en uno de sus cruces más conflictivos. una vez concluida la obra, esta calle pasará a ser responsabilidad del Concello. "Está todo preparado para hacerlo", confirmó el concejal, que también habló sobre la renovación de la concesión semafórica, que se presta en precario desde hace más de dos años: "Desde hace un mes, el expediente está en intervención para los informes".

Esto no ha impedido que la actual responsable de los semáforos,SICE, haya regulado los ciclos en determinadas zonas como medida de prevención ante los atropellos. Ahora, los peatones tienen más tiempo para cruzar en calles como Concordia o Bedoya. La intención es ampliar la medida a otras vías, para lo que la Policía local analiza los volúmenes de tráfico, con el objetivo de que el tráfico no pierda fluidez y se generen retenciones.

"En muchos sitios, la gente se desespera, pero hay que ser conscientes de que cruzar mal es muy grave, por eso los vehículos deben ser los que esperen más", valoró el voluntario de stop accidentes Daniel Pousada, que cifró en un 70% el porcentaje de atropellos en los que la culpa se puede atribuir al viandante.