EN LA CIUDAD

Los ourensanos necesitan invertir 250 millones para protegerse del gas radón

Uno de cada cuatro inmuebles supera las tasas recomendadas según los expertos y podría estar afectado por la nueva legislación

Las viviendas de nueva construcción, entre las principales afectadas por la ley antiradón.
Las viviendas de nueva construcción, entre las principales afectadas por la ley antiradón.
Los ourensanos necesitan invertir 250 millones para protegerse del gas radón

El 8 de febrero de 2018 es la fecha límite para que el Gobierno central dé luz verde a una nueva legislación que se adapte a la Directiva de la Unión Europea de 2013 en cuanto a las medidas anti radón, que impida que cualquier vivienda, edificio público o centro de trabajo pueda registrar más de 300 becquerelios por metro cúbico (bq/m3), el tope máximo que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar que sea peligroso para el ser humano.

El radón es la principal causa de cáncer de pulmón entre personas no fumadoras, y la segunda entre los fumadores. El riesgo es real y con las nuevas leyes llamando a la puerta, la provincia de Ourense ha de prepararse para hacerle frente, teniendo en cuenta que es la que registra uno de los mayores niveles de concentración de este gas de toda España, con "entre el 20% y el 30% de viviendas por encima de los límites que marca la OMS", según advierte el responsable de la empresa Inteko, Javier Longueira.

Esta cifra afectaría a casi 62.000 viviendas de las 246.000 que forman parte del parque inmobiliario de la provincia, extrapolando los mapas del radón que maneja el Laboratorio do Radón de Galicia. Con un coste medio por vivienda de 3.500 euros para adecuar las distintas edificaciones, según los cálculos de Intera, o entre los 1.000 y 4.000 euros que maneja Inteko, sumado a los cerca de 800 euros en informes previos a acometerlas; el gasto en la provincia para dejar las casas libres de radón en el año 2018 alcanzaría los 250 millones de euros.

Todo esto sin tener en cuenta, que en cuanto se implementen las medidas, es de esperar que desde el Gobierno "se acompañe con algún tipo de ayuda que subvencione las acciones destinadas a su mitigación", indica Dolores Cortina, responsable del Laboratorio de Análisis de Radiaciones de la Facultad de Física, en la Universidad de Santiago de Compostela.

"En las 300 mediciones que hemos realizado, la mayoría de las viviendas registra niveles superiores a lo que estará permitido", asegura Elena González, la CEO de la empresa Intera, encargada de mediciones del gas radón y de la proposición de soluciones.

La provincia de Ourense y Galicia en general presenta una tasa de exhalación de radón que está por encima de la media del resto de España. "La razón no es solo que nuestro suelo tenga una concentración de uranio, antecesor del radón, ligeramente superior al resto de la península sino que además nuestro suelo está formado principalmente por roca fracturada que favorece la movilidad del radón", explica Cortina.

Cuando una persona estudia lo mapas de radiación natural para el caso de la provincia de Ourense, existen zonas donde la cantidad de radiación natural supera los valores medios de Galicia (y de la península Ibérica). "Este tipo de medidas debería de ser de gran ayuda para las administraciones responsables de velar por la salud pública. Son herramientas muy valiosas de gestión del riesgo y deberían ser utilizadas para diseñar planes de acción destinados precisamente a fomentar acciones de remedio y mitigación de la concentración de radón en las edificaciones", añade Cortina.

Aun así, extrapolar estos mapas a número de viviendas afectadas "no es evidente", subraya Cortina, quien señala que la única forma de conocer el nivel al que una persona está expuesto y así minimizar el riesgo es "la medida y en caso de que los valores que se obtengan sean elevados, la implementación de una acción de remedio destinada a su reducción".

A modo de guía, el coste de una medida de cribado para determinar el nivel de presencia de gas radón en una vivienda unifamiliar se sitúa en torno a los 200 euros, aunque si los resultados son positivos y se quiere determinar el punto de entrada del gas, "el coste puede ser algo superior", alcanzando hasta 800 euros.

ACCIONES DE REMEDIO

Respecto a las acciones de remedio el coste varía en función de la magnitud del problema y de la solución concreta que se tenga que aplicar pero, según Cortina, "es comparable a la reforma de un cuarto de baño". Desde Intera, Elena González resalta que sus "eficaces" soluciones se sitúa en una media de "3.500 euros" para hacerle frente a la proliferación de este nocivo gas en una casa. "Suelen ser cosas fáciles y no se disparan de precio", añade. " Los costes varían en función de los sistemas y del criterio estético que decida el propietario, pero podríamos hablar de valoraciones que van desde 1.000 hasta 4.000 euros por término medio", concluye Longueira. 

El radón provoca ya cambios en el concello de Ourense

El radón y su acotamiento en los espacios públicos es un tema de actualidad en el Concello de Ourense, que ha solicitado varios informes para estudiar su impacto y analizar consecuencias. Los primeros resultados han provocado ya una serie de cambios en la casa consistorial, desocupando parte de los sótanos "como medida de prevención", según fuentes municipales. De esta manera, se han trasladado ya a los alguaciles a la planta baja, mientras que se ultima la mudanza del grupo de Ourense en Común, que ocupará en unos días un nuevo espacio en la tercera planta del inmueble.