INFRAESTRUCTURAS

El paso de la A-76 por la Ribeira Sacra dinamita el consenso por la autovía

Baltar critica "querer modificar cosas sin consenso" tras la propuesta a Fomento de finalizar esta carretera en Monforte

El paso de la A-76 por la Ribeira Sacra dinamita el consenso por la autovía

El consenso inquebrantable que se percibía hasta la fecha para reclamar la construcción de la A-76 (Ourense-Ponferrada), una infraestructura considerada clave para vertebrar el interior de Galicia con la vecina Castilla y León, parece haber saltado por los aires después de que los alcaldes de O Barco y Monforte, Alfredo García y José Tomé, y el secretario xeral del Eixo Atlántico, Xoán Vázquez Mao, planteasen hace unos días al Ministerio de Fomento la posibilidad de guardar en el cajón el tramo proyectado entre Monforte y Coles, que atraviesa la Ribeira Sacra, "para agilizar y mejorar la conexión hasta Ourense", impulsando la autovía A-72 entre Monforte y Chantada y conectando en esta localidad con la futura A-56 (Ourense-Lugo), lo que implicaría tener que recorrer aproximadamente 30 kilómetros más para ir en vía de alta capacidad entre Ourense, Monforte y Valdeorras.

Este posicionamiento no ha gustado en instituciones como la Diputación, en la que su presidente, Manuel Baltar, se muestra muy crítico con peticiones que no han surgido de un trabajo consensuado entre todos los sectores implicados.


Baltar, en contra


"Estamos en contra de todas aquellas modificaciones que no se hacen con consenso y máxima participación", expone el líder provincial, que recuerda la importancia de una vertebración total de la provincia, "por lo que no se puede ningunear a toda una parte" en cuestiones clave como la "conectividad" de las diferentes comarcas, "clave ahora que nos convertiremos en la puerta de entrada de Galicia gracias al AVE".


Debate


"No es lo que toca", resume el diputado del Partido Popular en el Congreso Celso Delgado, que sigue muy de cerca desde hace años la evolución de las infraestructuras pendientes en Ourense. El parlamentario no esconde su sorpresa por sacar a relucir este debate "y dejar de hablar de lo fundamental", que en su opinión es la necesidad de impulsar los tramos del proyecto más avanzados, que se encuentran en O Barco y el Bierzo, comarca a la que pide una mayor implicación en las reclamaciones. "Hay que apretar más, aquí tenemos que hacer el esfuerzo", indica Delgado, que apunta que "lo que se planteó sobre Chantada es la nada y no es lo que toca".

Con todo, el congresista recuerda que la autovía "es entre Ponferrada y Ourense, por lo que es evidente que debe servir para conectar ambas ciudades".


"Inquietud", desde la CEO


Mientras, desde la Confederación de Empresarios de Ourense indican que se "suman a la inquietud social, empresarial y política" por el futuro de la A-76, recordando "el proyecto corre serio peligro de prescribir al estar todavía sin iniciar". Recuerda la patronal ourensana que "se trata de una infraestructura vital para las comarcas de Valdeorras, Lemos y Ourense", urgiendo actuaciones palpables en el entorno de O Barco, con el tramo hasta A Veiga de Cascallá y la circunvalación de la capital valdeorresa.


Alcaldes implicados


En una postura distinta están los alcaldes de los concellos implicados por el recorrido de la A-76 entre Monforte y Ourense. Así, el regidor de Coles, Manuel Rodríguez, es partidario de que esta autovía acabe en Monforte y se aprovechen las vías hasta Chantada y también la A-56.

"Es una barbaridad y el coste económico de atravesar Os Peares sería una inversión muy elevada. Con la mitad se harían las otras, por eso en su momento hicimos la alegación para que se desviara por Chantada", explica el propio alcalde de Coles, del PSOE.

También se ve afectado por el trazado el Concello de Nogueira de Ramuín, donde su alcalde, César Parente, marca una línea roja para que la autovía atraviese la Ribeira Sacra. "O que queremos é que non perxudique a ningún vecino e a ningún pobo", señala el regidor popular, que recuerda que "tampoco queremos que vaia en contra da declaración como Patrimonio da Humanidade", posición que también ha manifestado recientemente la plataforma contra la A-76 constituida en este enclave de las provincias de Ourense y Lugo.


La infraestructura, de 125 kilómetros, requiere invertir unos 1.200 millones


El estudio informativo de la A-76, aprobado en febrero de 2014 por Fomento, contemplaba la construcción de 125 kilómetros para completar la autovía entre Ourense y Ponferrada, lo que requeriría una inversión de 1.200 millones.

Para materializarla, se establecieron tres grandes bloques (Ourense-Monforte, Monforte-O Barco y O Barco-Ponferrada), de los que es el tercero el que tiene, en la actualidad, dos tramos en disposición de estar en obras en fechas próximas. Según las previsiones de Fomento, el proyecto entre O Barco y A Veiga de Cascallá estará listo en primavera, quedando para algo más tarde el Villamartín de la Abadía-Requejo, en el Bierzo. En el resto, se está redactando el proyecto de la circunvalación de Monforte.