EN CLAVE OURENSE

Recaudar con celo, invertir con desdén

El Estado progresa adecuadamente en la recaudación de impuestos en la provincia, pero necesita mejorar en cumplimiento de inversiones. Suspenden hasta con la LOGSE.

Recaudar con celo, invertir con desdén

Lunes, 8 - Papá ven en tren, si te apetece 

En la década de los 70 del pasado siglo la paremia al uso traducía las siglas Renfe como Rogamos Empujen Nuestro Ferrocarril Enfermo. En 1973, pese a ello, la empresa que era entonces era una de las joyas del brazo empresarial del régimen de Franco, confió a una agencia de publicidad una campaña para promocionar el uso de este medio de transporte. Los creativos pusieron en fila sus neuronas y parieron aquel célebre eslogan de "Papá, ven en tren". De vísperas, Andrés do Barro, circulaba por los raíles de la saudade con "O tren", aquel "que me leva pasiño a pasiño pola beira do Miño". Pero ya en 1939, en la Italia del dictador Mussolini, se puso en marcha el ElettroTreno ETR 200, que asombró a Europa zumbando cerca de Milán a 204 kilómetros por hora, batiendo un récord mundial. Todo lo nuevo se queda antiguo en materia ferroviaria. El AVE será antiguo cuanto enseñe su silueta por el barrio de A Ponte. Aquí, como relató La Región el lunes, seguimos con las conexiones ferroviarias como elemento informativo de interés porque razones hay para ello: Los viajes a Coruña y Santiago son un 66% más caros que el Eje Atlántico. La vida informativa en Ourense también se parece a un andén: siempre esperamos o despedimos a alguien, lo que no deja de ser una frustración. Esperamos que del tren baje una reencarnación del Míster Marshall (que llegaba en autobús, por cierto) que nos lo arregle todo. Despedimos a gran parte del talento que nos deja por puertas. Algún día pensaremos en qué haremos con la alta velocidad, si Andrés do Barro merece un Día das Letras Galegas o si reinventamos el acrónimo Renfe. Mientras tanto, que papá venga en tren o en lo que quiera, pero que venga. Mejor si lo hacen también sus hijos, que emigraron sin esperar por nadie. 

Martes, 9 - El círculo de recaudar e invertir 

Read my lips: no new taxes". George Bush padre buscaba en 1988 el beneplácito de la convención republicana para ser candidato a la presidencia de Estados Unidos. Con aquel "leed mis labios: no habrá nuevos impuestos" se ganaba el favor de gran parte de un país que tiene tirria a tributar. Pero algunos tuvo que retocar al alza. Rajoy también llegó a un Gobierno urgido de pasta y espetó varias subidas de impuestos apoyado en su brazo armado para estas cosas, el amigo Montoro. El señor de Pontevedra se asentó en una cuantas tautologías para justificar el retoque al alza al modo de "la cerámica de Talavera no es cosa menor; dicho de otra manera, es cosa mayor". Había prometido, como Bush, que el dinero estaba mejor en los bolsillos de cada uno, incluso seguro comulgó con el celebérrimo Winston Churchill: "Una nación que quiera crecer a base de subir los impuestos es como un hombre con los pies metidos en un cubo que intenta levantarse tirando del asa". La Región contaba que los ourensanos tributamos al Estado ahora más dinero que antes de la crisis. Pagar impuestos es una obligación, sin duda, pero eso no se tiene muy claro en el país de las felonías, en el que la economía sumergida supone el 25% del PIB. Hacienda va camino de un nuevo récord recaudatorio en Ourense y la duda está en si se produce porque la economía va mejor, porque han subido los impuestos o porque se inspecciona más. O por las tres cosas. El Estado recauda con celo pero invierte con desdén. El que no tributa se expone a sanción, pero si el Gobierno (como es el caso de Ourense) nunca invierte la cantidad que promete, vive permanentemente indultado. En fin, el político (todos) que miente, gobierna.

Miércoles, 10 - Unos cuantos casos para comparar

Caso uno: "Camillas por los pasillos, pacientes de pie, sentados donde se puede..." Caso dos: "Decenas de enfermos campan esta semana por los pasillos del hospital debido a la falta de espacio..." Caso tres: " La mayoría de las salas de urgencias se encuentran colapsadas..." Caso cuatro: "Desorden, camas en los pasillos, familiares de pie o sentados en sillas de plástico y pacientes sin intimidad..." Y, por no aburrir, caso cinco: "Urgencias tuvo que recuperar la tercera cama en varias habitaciones". Las cuatro primeras citas son de la prensa de Gran Canaria, Vizcaya, Zaragoza y Cartagena. La quinta, de La Región. Pongan en Google "colapso en Urgencias" y verán cientos de referencias parecidas en todas las provincias gobernadas por tirios y troyanos. O todos los gestores son unos tuercebotas o no conocemos el espacio social en el que vivimos y al que debemos atender.

Jueves, 11 - Dejar de leer cuando no conviene

La ingesta de alcohol en el botellón, a la puerta de la catedral o del centro comercial es mala. Pero si hay que legislar por ello, se legisla. Y si hay que esperar a saber si se adopta el modelo de Tarragona o Islandia, se espera. En eso está el Concello. El del botellón es uno de los debates permanentes de un tiempo a esta parte. La literatura periodística y política sigue entretenida y mientras los chavales, como decía Jim Morrison, "el día que leí que el alcohol era malo para la salud, dejé de leer".

Viernes, 12 - Bandullos en peligro de extinción

Y  un 44% de la población ourensana sufre ya problemas de sobrepeso. Últimamente la ciencia se está poniendo muy pesada, nunca mejor dicho. Se proponen acabar con las "comidas que rematan en ceas", que relataba el anuncio.

Sábado, 13 - En tiempos de poca alegría para el rural

Manzaneda cuenta ya con innivación artificial, pero sobre todo tiene nieve natural. La economía de la comarca distingue perfectamente cuando la estación está en plena actividad y cuando no tira. En tiempos en los que las alegrías en el rural son pocas, un impulso como este siempre es bienvenido, casi como aquel  Marshall al que aludíamos el lunes.