EN OURENSE

Los servicios en precario bajan, pero diez siguen sin renovarse

El Concello prorrogará la gestión del agua, que caduca en marzo, mientras prepara el concurso

El transporte urbano, uno de los retos del gobierno municipal en este ejercicio.
El transporte urbano, uno de los retos del gobierno municipal en este ejercicio.
Los servicios en precario bajan, pero diez siguen sin renovarse

El Concello de Ourense tiene todavía mucho trabajo por delante para poner al día los servicios municipales externalizados. Pese a que en los últimos 12 meses ha logrado sacar de la precariedad cinco concesiones, todavía están en esa situación una decena, con algunos enquistados desde hace cerca de tres años.

"Hai unha nula política de contratación e unha situación caótica", señalaba recientemente el portavoz del PSOE, José Ángel Vázquez Barquero, sobre esta cuestión, algo desmentido desde el gobierno local, que destaca el trabajo realizado, pese a la "herencia recibida", desde su llegada al poder en 2015.

Fue en ese año, sin embargo, cuando se acabaron los contratos de servicios básicos como el transporte urbano o el mantenimiento semafórico, sin que se haya conseguido sacar todavía a concurso ninguno de los dos procedimientos, sin el visto bueno de intervención para que pase al departamento de contratación. A mediados de 2016 se cumplió, por su parte, la duración establecida para el servicio de ORA y grúa, que tampoco ha sido licitado. Todos estos servicios arrastran importantes deficiencias y se han quedado, en cierta medida, obsoletos.

Se encuentran también en una situación comprometida, sin operar en la actualidad, las concesiones de espacios de ocio como los del Parque Miño o las Pozas de Maimón, cafeterías de titularidad pública, el servicio de wifi, la plaza de abastos de A Ponte o la banda de música, que no encontraron empresarios interesados en su gestión en los concursos que se convocaron.

Sin operar, pero en una fase diferente, están la oferta de ocio en las zonas termales de As Burgas y Outariz, pendientes de que se dé luz verde a los pliegos, o el servicio de bicicletas públicas, a la espera de que los técnicos den el visto bueno a la adjudicación a la empresa mejor puntuada en el concurso.

Buenas noticias

En este último año, por el contrario, el Concello ha conseguido desatascar concesiones en problemas con diferentes procedimientos. Una de las que más satisfacción generó en el gobierno fue el servicio de mantenimiento de las zonas verdes, que incluye mejoras en las condiciones para llegar a más metros cuadrados.

También se resolvieron con éxito dos prestaciones sociales muy demandas, como la ayuda en el hogar o la telasistencia domiciliaria, que facilitan la vida de las personas de avanzada edad, o los contratos de limpieza de centros educativos y dependencias municipales, que generaron problemas con los trabajadores en los últimos años.

Todas estas contratas se unieron a una lista conformada por la limpieza y recogida de basura, en manos de Ecourense hasta 2020, la explotación publicitaria del mobiliario urbano -pendiente, sin embargo, de un procedimiento judicial tras recurrir una de las empresas que concursó- o el abastecimiento y saneamiento de la ciudad, explotados por Viaqua.

La gestión del agua, no obstante, será una de las tareas más relevantes que tendrá que afrontar en las próximas semanas el gobierno municipal, al caducar la concesión en marzo. Para evitar problemas, hace algo más de un año se aprobó la contratación de un técnico dedicado en exclusiva a esta cuestión.

Con los pliegos en proceso de elaboración, "complejos" según destacan fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente, para poder remitirlos a Contratación, se hará efectiva una prórroga de seis meses para trabajar con una mayor tranquilidad.