TERREMOTO

Un sismo de 3,8 grados con epicentro en Portugal sacude a media provincia

Comarcas como la de Celanova o Ribeiro fueron de las que más alertas despertaron, aunque no se pasó del susto por el temblor

Un sismo de 3,8 grados con epicentro en Portugal sacude a media provincia

Durante la última hora de la tarde de este sábado, un terremoto alertó a los vecinos de numerosas comarcas de la provincia. Según fuentes del Ministerio de Fomento, el terremoto se originó en Melgaço, ciudad en límite entre Portugal y Pontevedra, a las 20,55 horas, con una magnitud de 3,8 en la escala de Richter. A pesar de la poca magnitud, el movimiento se hizo sentir en toda la provincia, en mayor o menor medida dependiendo de la zona. Este temblor se considera como uno de los más intensos de los últimos años en la comunidad gallega.

Algunos de los lugares en los que más se sintió fue en los alrededores de Celanova, donde una de las vecinas aseguró que "pensé que se me venía la pared encima", recordando el momento en el que se produjo, dejando "una sensación muy extraña" entre los habitantes de la villa. Los residentes de la zona salían de sus casas para comprobar si se trataba del choque de un vehículo o algo similar, sorprendidos por el ruido y entre mucha incertidumbre. En A Merca, A Gudiña y Manchica también se sintió, causando revuelo entre los habitantes. 

En menor medida, pero también dejando alerta entre los vecinos, se vivió en la comarca de O Ribeiro, donde el movimiento de tierra dejó coletazos en Arnoia, Cortegada, Francelos y Ribadavia. Desde el gobierno local respondieron a la preocupación vecinal llamando a mantener la calma. El Servicio de Emergencias Supramunicipal se mantuvo atento toda la noche en caso de que se produjera alguna réplica y algún daño que requiriese su asistencia.


Carballiño


En la comarca de Carballiño también se sintió pasadas las nueve de la noche, aunque con menor intensidad. No es el primer temblor que sienten esta semana ya que el viernes ya hubo un movimiento de tierra en esta zona. Los registros del Ministerio de Fomento marcan su epicentro en la parroquia de As Neves de Grixoa, en San Amaro, con la misma magnitud que el de este sábado, 3,8 en la escala de Richter. 

En ninguno de los diferentes municipios en los que se sintió hubo daños materiales, sólo "foi un susto", en palabras de algunos de los vecinos que lo sintieron. "Aquí temos casas de pedra, que son máis resistentes", comentaron otros, más tranquilos después del temblor, aunque si afirmaron que se movieron algunos objetos.