GAS PELIGROSO

Vence el plazo y los planes anti radón permanecen a la espera

La directiva europea para tomar medidas contra este gas entra en vigor sin medidas concretas

Alberto Ruano y Juan Barros, creadores del mapa del radón, donde Ourense sale muy afectada.
Alberto Ruano y Juan Barros, creadores del mapa del radón, donde Ourense sale muy afectada.
Vence el plazo y los planes anti radón permanecen a la espera

La directiva europea que obliga a los estados a ponerle freno al nocivo gas radón venció este jueves su plazo de adaptación en todos los estados miembros. Un escenario con especial incidencia en la provincia de Ourense, donde las estimaciones sitúan en torno al 25% el número de viviendas que supera el límite de "alto riesgo", situado en 300 becquerelios por metro cúbico (bq/m3). Este nocivo gas está considerado la segunda causa de cáncer de pulmón en el mundo, solo después del tabaco, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el Mapa del Radón de Galicia, elaborado por el Laboratorio Radongal de la USC, de las 53 comarcas gallegas, 30 están en zona de alto riesgo de presencia elevada de este gas y, entre ellas, se encuentran todas las de la provincia de Ourense. La administración competente, el Ministerio de Fomento, todavía no ha lanzado la batería de medidas que afectará a la construcción y compraventa de viviendas, y que se recogerán en un Real Decreto que modificará el actual Código Técnico de Edificación (CTE), en que se recogerá la adopción de medidas para erradicar el radón. 

En las condiciones de habitabilidad de la Xunta

La Consellería de Infraestruturas e Vivenda incluirá la ejecución de medidas que eviten la entrada de gas radón o medidas que garanticen su eliminación en el interior de las viviendas dentro de las condiciones de habitabilidad que rigen las ayudas a la rehabilitación de las "infravivendas". Hoy se anunciarán medidas concretas, aunque en la Xunta señalan que están a la espera de lo que dictamine Madrid. 

Por su parte, la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias ha emitido una circular en la que advierte de que la zona de Ourense es la de mayor exposición y en la que llama a las administraciones a "marcar las pautas para no generar confusión y tener claras las actuaciones a realizar". 

“Non hai que saír fuxindo das casas"

La controversia social generada en los últimos meses por el radón, y que en el Concello de Ourense se puso de manifiesto tras los estudios realizados por el gobierno local, que generó revuelo entre algunos grupos políticos, "non debe ser tanta", destacan en Radongal. De hecho, según los estudios llevados a cabo por Juan Miguel Barros y Alberto Ruano, solamente detectaron aparición de tumores a consecuencia del radón a partir de los 62 años de edad. "Non é lóxico que se dea a imaxe de que hai que saír fuxindo das casas. Non se trata diso", explica Barros, que tranquiliza e incide en que "non hai edificio ou casa na que non poida ser reducido o nivel de radón". De hecho, puntualiza que en muchos casos puede llegar "cun simple intercambiador de aire " para rebajar el nivel del radón en el interior de una vivienda.

Desde el laboratorio Radongal de la USC creen que se empieza "a casa polo tellado"

Desde el Laboratorio Radongal de la USC advierten de que "non se está a cumprir a lei" porque las empresas "xa deberían estar medindo o radón", de acuerdo a la instrucción IS33 del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) publicada en 2012 que "el nivel para la protección de los trabajadores frente a la exposición al radón en sus puestos de trabajo debe ser de 600 bq de concentración media anual durante la jornada laboral". Excluye de esta obligación a las zonas donde no hay indicios de alto riesgo, algo que no sucede en Ourense, donde todos los municipios están en dicha situación.

A día de hoy, la normativa de la UE debería estar traspuesta y "o lóxico será adaptar a lei á directiva", en palabras de Juan Miguel Barros, de Radongal. Más allá de la modificación que se haga del CTE, la elaboración de un plan contra el radón en España "está manga por ombro", dice Barros, que critica que se comience "a casa polo tellado", al apuntar a la concesión de subvenciones para la ejecución de medidas sin un plan definido. 

De hecho, destaca que casi todas las comunidades "incumpren a lei" al no haber presentado un registro del radón para las empresas que marca la IS33. Recomienda a los empresarios que empiecen a medir, recalcando que el coste es de 40 euros más IVA por estancia. "O empresario ten que estar preparado por se hai que intervir, aínda que por debaixo dos 400 bq pode bastar con pequenas accións", resalta.