LA ’XXXVIII FESTA DA ANDROLLA’ BATE RÉCORDS Y REÚNE A MÁS DE 2.800 COMENSALES PESE A LA LLUVIA

Viana: los folións desfilaron entre paraguas

El tremendo temporal que vivió Viana no fue suficiente para impedir que los folións realizasen el tradicional desfile del Domingo de Entroido. Lo recorrieron, eso sí, entre los paraguas de los curiosos. Pese al mal tiempo, el número de comensales de la ’XXXVIII Festa da Androlla’ superó las marcas anteriores, logrando los 2.820.
Viana: los folións desfilaron entre paraguas
’¡Botáronlle o que lle hai que botar ao saír hoxe!’, exclamó un espectador del desfile del Domingo de Entroido de Viana. Sus palabras estaban más que justificadas, pues la lluvia y el viento parecieron elegir ayer a la localidad vianesa como centro de operaciones para suspender el recorrido de los ’folións’. No lo consiguieron.

El desfile fue rápido. Duró menos tiempo que en años anteriores y los ’boteiros’ que preceden a los ’folións’ tuvieron que despojarse de la máscaras realizadas con papel para no estropearlas. Pero los visitantes pudieron disfrutar un año más del espectáculo, eso sí, protegidos con paraguas o desde las ventanas de edificios y bares.

Previamente, el alcalde de Viana, Andrés Montesinos, imponía las insignias reproduciendo la ’Androlla de Oro’ a los seis galardonados de este año: el director de la UNED ourensana, Jesús de Juana; el alcalde de Coalición Galega entre 1983 y 1987, Fidel García Courel; un catalán enamorado de Viana, Julio Cougil; así como Paulino Pérez, Casimiro Couso y Severino Vizcaya, representantes de los ’folións’ de Vilarmeao, Punxeiro y de Buxán (O Bolo), respectivamente.

Finalizado el desfile, daba comienzo una nueva edición, y van 38, de la Festa da Androlla. Los escenarios buscados volvieron a ser la pista del polideportivo y una carpa montada ante él. Ambos prometían protección ante las inclemencias del tiempo y esta garantía pudo influir en la masiva asistencia de comensales: 2.820, marca supera en 80 bocas a la conseguida en la edición anterior. No es extraño, pues, que a las 1.700 androllas previstas inicialmente, hubiese que añadirles algunas más.