INDUSTRIA ONLINE

Tecnología: el lenguaje de la nueva economía

Que la industria online esté revolucionando la economía mundial y los modelos de trabajo más tradicionales no es ningún secreto. No obstante, el ritmo al que se están transformando las empresas y se están creando nuevos servicios en el ámbito digital, rompe todos los esquemas de previsión de los expertos. 

Tecnología: el lenguaje de la nueva economía

En el nuevo panorama laboral, la tecnología goza de un papel protagonista, ya que multiplica las posibilidades para los pequeños, medianos y grandes empresarios. De hecho, a pesar de que las grandes inversiones siguen siendo un factor clave para que una nueva empresa progrese y obtenga éxito, sí es cierto que las nuevas tecnologías abren puertas que permiten, a aquellos que no gozan de un soporte económico tan sólido, abrirse camino en el duro mundo de los negocios.

Por este motivo la formación constante y el conocimiento del terreno tecnológico es vital hoy en día, porque el “campo de batalla” ha cambiado. La mayoría de las industrias se han trasladado si no en su totalidad, al menos sí parcialmente del terreno físico al universo online. Si no hay presencia en el ciberespacio hoy en día significa prácticamente no existir.

La pelea por los mejores dominios en la red es feroz, ya que todos los gestores son conscientes de que la mejor, y más efectiva carta de presentación en la actualidad están al otro lado de la pantalla. Por ello es cada vez más importante destacar en este escaparate virtual con dominios personalizados para poder de alguna manera ser alguien y no uno más en esta revolución digital.

Entre los principales retos que presenta el modelo económico actual está el mantenerse “a la última”. La evolución es constante y avanza a pasos agigantados. Quedarse descolgado es uno de los factores que puede hacer que en un momento dado perdamos el tren con respecto a la competencia que, dicho sea de paso, en las actuales circunstancias y con la democratización de internet, es masiva y tampoco deja de aumentar.

La rapidez de reacción, agilidad de gestión y la flexibilidad es absolutamente fundamental. No nos podemos mover con lentitud en un terreno tan vertiginosamente rápido. Pero al mismo tiempo, la seguridad y privacidad son un desafío mayúsculo.

El dinamismo tiene que convivir con la protección de datos, el evitar los ataques informáticos y el acceso a la información de los contactos de confianza. Sobre todo cuando gestionamos información de clientes de cualquier tipo, según muestran las encuestas, una de las preocupaciones más destacadas es la de la seguridad y la garantía de privacidad.

Sea cual sea el negocio, sea un producto físico o un servicio, todos comparten una variable común: la tecnología. Guste o no guste hay unos nuevos parámetros que marcan el listón del éxito y es imprescindible dominar el nuevo lenguaje de los negocios y proyectos.