VIRALES

La carta viral de una joven antes de fallecer de cáncer: "Agradece cada día que no sientas dolor"

Holly Butcher, una australiana de 27 años, decidió publicar en su perfil de Facebook un mensaje en el que invita a la gente a disfrutar de la vida

La joven fallecida de cáncer(derecha).
La joven fallecida de cáncer(derecha).
La carta viral de una joven antes de fallecer de cáncer: "Agradece cada día que no sientas dolor"

Holly Butcher era una joven australiana de 27 años de Nueva Gales del Sur. Era feliz y vivía una vida estupenda. Pero le diagnosticaron sarcoma de Ewing, un cáncer que afectó a sus huesos.Sabedora que el final estaba cerca, el pasado miércoles escribió una emocionante carta abierta en Facebook, dando algunos consejos de vida, que bien podrían cambiar la vida de muchos. Solo un día después de su publicación, Holly falleció rodeada de sus familiares. Esta es la carta:

“Unos pocos consejos de vida de Hol:

Es algo extraño darse cuenta y aceptar tu mortalidad a los 26 años. Es una de esas cosas que ignoras. Los días pasan y esperan que sigan pasando. Hasta que lo inesperado ocurre. Siempre me imaginé a mí misma envejeciendo, arrugada y gris, muy probablemente causado por mi preciosa familia(un montón de niños) que planeé con el amor de vida. Lo quiero tanto que duele.

Esa es la cosa de vivir: es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, no un derecho.

Tengo 27 ahora y no me quiero ir. Amo mi vida, soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero no tengo el control.

No empecé esta 'nota antes de mi muerte' por el miedo a la muerte – Me gusta el hecho de que en su mayoría somos ignorantes a su inevitabilidad. Excepto cuando quiero hablar de ello y es tratado como un tabú que nunca nos pasará a nosotros. Eso ha sido un poco difícil. Solo quiero que la gente deje de preocuparse por las pequeñas tensiones sin importancia de la vida y que intente recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo, así que haz lo que puedas para que tu tiempo sea digno y grandioso, sin tonterías. 

He dejado muchos de mis pensamientos aquí abajo ya que he tenido mucho tiempo de reflexionar sobre la vida en estos últimos meses. Por supuesto, es en mitad de la noche cuando estas cosas aparecen en mis pensamientos.

Cuando estés pensando en esas cosas ridículas (algo que he notado mucho en estos últimos meses), piensa en alguien que realmente tenga un problema. Sé agradecido por tu problema menor y supéralo. Está bien reconocer que algo es molesto, pero trata de que no afecte negativamente en los días de otras personas.

Cuando hagas eso, sal a la calle y coge una enorme bocada de aire fresco australiano profunda a tus pulmones, mira cómo de azul es el cielo y cómo de verde los árboles. Es tan hermoso. Piensa en lo afortunado que eres al ser capaz de hacer solo eso – respirar.

Puede que hayas sufrido un atasco hoy, o hayas dormido mal porque tus preciosos hijos te han despertado, o que tu peluquero te ha cortado el pelo demasiado corto. Tus nuevas uñas postizas deberían tener un chip, tus tetas son demasiado pequeñas o tienes celulitis en tu trasero y tu tripa dobarriga está fofa.

Deja ir toda esa mierda. Te juro que no estarás pensando en esas cosas cuando sea tu turno de irte. Es todo TAN insignificante cuando ves la vida como un todo. Estoy viendo a mi cuerpo perderse delante de mis ojos sin que nada pueda hacer y todo lo que deseo ahora es poder tener un cumpleaños más o una Navidad con mi familia, o un día más con mi pareja y mi perro. Solo uno más.

Escucho a la gente quejarse de lo terrible que es su trabajo o lo duro que es hacer ejercicio – Sé agradecido por ser físicamente apto para hacerlo. Trabajo y ejercicio pueden parecer cosas triviales...hasta que tu cuerpo no deja que hagas ninguna de las dos cosas,

He tratado de vivir una vida sana, de hecho, esa ha sido probablemente mi mayor pasión. Aprecia tu buena salud y funcionamiento de tu cuerpo- incluso si no es tu talla ideal. Cuida de él y acepta lo maravilloso que es. Muévelo y nútrelo con comida fresca. No te obsesiones con él.

Recuerda que hay más aspectos sobre la buena salud que las físicas del cuerpo. Trabaja igualmente duro en encontrar tu felicidad mental, emocional y espiritual también. Ese camino te podrá hacer caer en la cuenta de lo insignificante y poco importante que es ese estúpido cuerpo perfecto retratado en las redes sociales. En este asunto, borra cualquier cuenta que haga saltar noticias a tu 'timeline' que te hagan sentir mal sobre ti mismo. Amigo o no.

Sé implacable con tu propio bienestar.

Agradece cada día que no sientas dolor, e incluso los días en los que no estés bien con gripe, dolor de espalda o un esguince de tobillo, acepta que es una mierda, pero agradece que no es peligroso ni mortal. ¡Quejáos menos, gente! Y ayudaros más.

Dar. Dar. Dar. Es verdad que eres más feliz haciendo cosas por los demás que por uno mismo. Ojalá hubiera hecho eso más. Cuando enfermé, conocí a las personas más increíblemente generosas y amables, y he recibido las palabras más bonitos y amorosos y el apoyo de mi familia, de amigos y de extraños. Más de lo que jamás podría devolver. Nunca olvidaré esto y estaré por siempre agradecida a todas estas personas.

Resulta extraño tener dinero para gastar al final, cuando está muriendo. No es tiempo de salir fuera y comprar cosas materiales que normalmente querrías, como un vestido. Te hace sentir cuán estúpido es pensar que está bien gastar mucho dinero en ropa nueva y en 'cosas' en nuestra vida.

Compra a tu amigo algo amable en vez de otro vestido, un producto de belleza o joyas para la siguiente boda. 1.- A nadie le importa si llevas lo mismo dos veces. Sienta bien. Invítalos a comer, o mejor aún, cocina para ellos. Regálales una planta, un masaje o una vela y diles que les quieres cuando se lo des.

Valora el tiempo de los demás. No les dejes esperando porque seas malo en llegar puntual. Prepárate más pronto si eres de esas personas y aprecia que tus amigos quieran pasar su tiempo contigo. ¡Ganarás respeto también! Amen, hermana.

Este año, nuestra familia acordó no hacer regalos a pesar de que el árbol se veía muy triste fue muy bonito porque la gente no tuvo presión de comprar, y el esfuerzo fue a escribir una bonita nota para cada uno. Además imagina a mi familia tratando de comprarme un regalo sabiendo que probablemente vuelva a ellos...¡Raro! Puede parecer poco convincente, pero esas cartas suponen más para me que cualquier compra. Eso sí, fue fácil de hacer porque en nuestra casa no hay niños pequeños. De cualquier manera, la moraleja de la historia: los regalos no son necesarios para tener una Navidad memorable. Continuamos.

Gasta tu dinero en experiencias. O al menos no te pierdas experiencias por haberte gastado todo tu dinero en cosas materiales. Haz el esfuerzo de hacer ese viaje de un día a la playa que estás postergando continuamente. Hunde tus pies en el agua salada y entierra tus pies en la arena. Mójate la cara con agua salada.

Ve a la naturaleza.

Trata solo de disfrutar y estar en momentos en vez de estar capturándolos con la pantalla de tu teléfono móvil. La vida no está hecha para vivirla a través de una pantalla, tampoco se trata de hacer la mejor foto. ¡Disfrutad del momento, gente! Deja de querer capturar el momento para otra gente.

Una pregunta retórica: ¿Todas esas horas que gastas peinándote y maquillándote cada día o para ir salir una noche, de verdad valen la pena? Nunca entendí esto de las mujeres.

Levántate temprano alguna vez y escucha el piar de los pájaros mientras ves los preciosos colores del amanecer.

Escucha música. Pero de verdad escucha. La música es terapia. Cuanta más antigua, mejor.

Abraza a tu perro. Lo echaré de menos.

Habla con tus amigos. Cuelga el teléfono. ¿Lo están haciendo bien?

Viaja si así lo deseas, no lo hagas si no.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar. En serio, haz lo que a tu corazón le haga sentir feliz.

Come tarta, cero culpabilidad.

Di que no a las cosas que realmente no quieras hacer.

No te sientas presionado para hacer cosas que otra piensa que son buenas y que llena n la vida. Puede que quieras una vida mediocre y eso también está bien.

Diles a tus seres queridos que los quieres cada vez que puedas y quiérelos con todo lo que tengas.

También recuerda si algo te esta haciendo miserable, tienes el poder de cambiarlo – en el trabajo, en el amor o en lo que sea. Ten el valor de cambiarlo. Nunca sabes el tiempo que tienes en esta tierra así que no lo malgastes en ser miserable. Sé que se dice esto todo el tiempo, pero no puede ser más cierto.

De todas formas, estos solo son los consejos de una joven chica. Cógelos o déjalos, no me importa.

¡Oh! Una última cosa. Si puedes, haz una buena acción para la humanidad (y para mí) y comienza a donar sangre regularmente, te hará sentir bien y además estarás salvando vidas. Siento que es algo que se pasa por alto teniendo en cuenta que cada donación puede salvar 3 vidas! Ese es un impacto masivo que cada persona puede tener y el proceso realmente es tan simple.

La donación de sangre (más bolsas de las que podía seguir contando) me ayudó a mantenerme con vida por un año más; un año estaré eternamente agradecida de poder gastarlo aquí en la Tierra con mi familia, mis amigos y mi perro. Un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida. Hasta que nos volvamos a ver, Hol Xoxo”