Noche de paz desde hace 200 años

Noche de paz desde hace 200 años

Me refiero al villancico “Noche de Paz”, porque el nacimiento de Jesús se celebra desde hace 2018 años. El famoso villancico se cantó por primera vez el 24 de diciembre de 1818 en  Austria, en la iglesia de San Nicolás del pueblo de Oberndorf, cerca de Salzburgo. La letra se había escrito en 1816 por el sacerdote Joseph Mor. Al parecer la música la compuso en 1818 Franz Xaver Gruber, maestro y organista, a petición de Mor, que se la había encargado para que el coro cantara el villancico acompañado de guitarra. El órgano se había averiado porque los ratones se comieron alguna de sus partes. Es un poema de seis estrofas, aunque ahora se cantan habitualmente tres o cuatro, que no coinciden exactamente con el original. Es probablemente uno de los villancicos más populares. Todos recordamos al menos como empieza y su música:

Noche de paz, noche de amor,

Todo duerme en derredor.

Entre sus astros que esparcen su luz

Bella anunciando al niñito Jesús

Brilla la estrella de paz

Brilla la estrella de paz.

Se hizo tan popular que en la Nochebuena de 1914, durante la Primera Guerra Mundial, los soldados alemanes que estaban en primera línea de combate, en sus trincheras frente a las trincheras de los ingleses, sufriendo toda clase penalidades, comenzaron a cantar el villancico y los británicos les respondieron, se supone, que con la segunda estrofa:

Noche de paz, noche de amor,

Todo duerme en derredor.

Sólo velan en la oscuridad

Los pastores que en el campo están;

Y las estrellas de Belén

Y las estrellas de Belén.

Probablemente los soldados, al cantar el villancico, sintieron que era posible celebrar la Navidad en medio de la desolación, el caos y el abandono de la guerra, entonando con el  enemigo una canción creada por un humilde cura y un maestro de pueblo. Utilizaron lo único que tenían a mano para recordar la Paz de la Navidad, sus voces, su ánimo, su esperanza de paz y la música y la letra que todos conocían y que les unió esa noche. Probablemente acabaron cantando juntos, unos en alemán y otros en inglés, la última estrofa:

Noche de paz, noche de amor,

Todo duerme en derredor.

Fieles velando allí en Belén

Los pastores, la madre también.

Y la estrella de Paz

Y la estrella de Paz.

Doscientos años después seguimos cantando este villancico que nos une en Nochebuena. 

¡Noche de Paz! y ¡Feliz Navidad!