Demasiado

Si hubiera que definir, de un plumazo, la derrota del Río Ourense Termal ante el Lleida, habría que recurrir a tres "demasiados": demasiados errores en el tiro exterior, demasiadas pérdidas de balón y demasiados rebotes cedidos. Y podríamos añadir, a interés del Lleida, un cuarto, demasiado embrollo. De tal modo el conjunto ourensano aguantó en partido hasta que el desánimo superó al entusiasmo. 

Sorprendió, de partida, un COB al máximo de revoluciones. Vuelta de tuerca defensiva ilerdense, sin importarles cargarse de personales, conscientes de que su "dureza" tendría, en el tramo final la "compensación" arbitral acostumbrada. Como así fue. Riesgo un tanto controlado con el único fin de enmarañar e impedir que el juego del COB tuviera continuidad. 

Explícito el caso de Filip Djuran, capaz de alcanzar y hasta ser decisivo en el tramo final del partido, pese a jugar con tres personales desde la primera parte. Lo que no consiguió el cobista Davis Rozitis, amo y señor bajo tableros hasta su exclusión por personales. 

Desactivado el primer frente ourensano, a excepción de  Zamora y quizá Van Wijk, poco se le pode pedir a una segunda linea de meritorios un tanto limitados en cuanto a fundamentos, comprensión del método, en algún caso, y excesiva bisoñez. Lo que viene marcado por un guión económico ajustado al máximo.  

 "Algunas cosas del pasado desaparecieron, pero otras abren una fecha al futuro y son las que quiero rescatar" (Mario Benedetti). Esto acaba de empezar.