É o que hai

Así hay que entenderlo. Bien por las prisas de quienes deseaban deshacerse cuanto antes del agobio que representó una segunda vuelta sumamente exigente e irse de vacaciones cuanto antes o quizá por las ansias de incorporarse a otro proyecto, que de todo hay, lo cierto es que no fue un cierre de temporada al uso. É o que hay. Que terminó por aceptar aquel aficionado que minutos antes de que el speaker anunciara que el COB "continuará una temporada más en la LEB Oro", seguía, a través de su móvil, en un alarde de optimismo, y en clara discordancia con lo que estaba sucediendo en la cancha, los resultados de Valladolid y Araberri, por si acaso el play off aún era posible.

Lo cierto es que la puesta en escena fue lo más parecido a un concierto de jazz -estilo musical de libre interpretación y que dentro de cierto marco armónico cada músico puede improvisar según la inspiración- que los "bajos" del Palma sentenciaron a golpe de "bombazos". Sin que los mejores solistas del COB pudieran, cuando menos, equilibrar el espectáculo. 

Sobre los errores y más aún sobre el exceso de lanzamientos exteriores decía  Lamar Odom (ex-Lakers, Clippers, Miami y Baskonia) que había jugadores, y señalaba a tres de ellos, que no han hecho lo suficiente con su talento, "yo uno, pero eso va a cambiar -por desgracia no fue así-, Derrick Coleman y John Starks, "Si estás jugando una final y ves que tus tiros no entran, penetra a canasta. ¡Joder, no es tan difícil!". Sirva el consejo a algún jugador del COB. Aunque, vista la inconsciencia de muchos, difícil será que se comprometan con lo dicho por el ex de Khloe Kardasian. ¡É o que hai!