Y subiendo

En la intrahistoria del baloncesto está aquel partido de los 80 entre Celtics y Nuggets, donde el dominio del equipo de Boston era tan abrumador que Kevin McHale pidió que le trajeran un trozo de pizza que consumió mientras descansaba. Para indignación de Chris Jackson por lo que entendía había sido una falta de respeto para su equipo. Al final del partido le preguntaban por el incidente al base de los Celtics, Dennis Johnson. "Para empezar cuando juegas contra los Nuggets puedes pasar el balón por encima de la cabeza de sus bases. Eso no es serio".  Michel Adams (178 cm) y Chris Jackson (185 cm) formaban el backourt titular de Denver. 

Sin querer subestimar el esfuerzo, ¿es normal que el Rioja domine en el rebote (7 ofensivos en la primera parte) cuando Rozitis, Ndoyen, Trist o Manzano podía jugar por "encima de la  cabeza"  de los Yates (198 cm) o Adala Moto (198 cm)? Fue esa "concesión" ourensana y sus errores en el lanzamiento exterior lo que determinó un primer parcial favorable al Rioja.

Lo que ya no sucedió en la continuación. Los pívots ourensanos ejercieron como tal y ya se sabe aquella máxima: cuanto más cerca estés del aro más posibilidades tienes de anotar (Zeljko Obradovic).

Si al final, como bien decía, Red Auerbanch, técnico de los mejores Celtics, "el baloncesto es un deporte sencillo que los entrenadores hemos convertido en complicado". Defender y correr para crear superioridad. Por ahí deben ir la cosas para un Río Ourense Termal capaz, y ya es paradójico, de encadenar la mejor racha de victorias en este momento de la Liga. Y mañana la posibilidad de salir de puestos de descenso superando en el Pazo al Azpeitia. La cita es obligada. Y otro acierto de Gonzalo Garcia de Vitoria, "fichar el mejor complemento" no, y esto lo añadimos nosotros, la individualidad más brillante.