Chipé

En el rico diccionario de la Real Academia Española aparecen palabras como si estuvieran en la sombra, enterradas, casi ignoradas. Algunas de ellas, por ejemplo, "chipé", definida como "extraordinario, fuera de serie" o "albricias" (regalo que se da por alguna buena causa.

Y ello obedece a la noticia aparecida en la primera plana de La Región del pasado lunes, día 16, que dice así: "El número de ourensanos con más de 100 años de edad creció un sesenta y tres por ciento desde 2010", lo que supone que la provincia de Ourense sea la que alcanza edades más longevas después de Soria y Zamora. 
Y esto de alcanzar índices de larga vida no es mala cosa pues mi tierra natal deja atrás noticias negativas de orden diverso. Pero en esto de la vetustez las mujeres nos pegan una gran paliza porque, según la noticia, las feminas centenarias suman 224 y los hombres 50.

Pero las ourensanas, como si disfrutaran de un génesis colectivo, han sido guapitas en su juventud ¡xa o creo! Y lo son ahora en el período otoñal aunque con las canas y algunas arruguitas. En cuanto a nosotros, los hombres, "por un lado ti xa ves e polo outro que queres que che diga". Florecen as calvas como si foran patacas da Limia. Ogallá as mulleres ourensanas teñan larga vida e tarden moito en quedar viúvas, señal de que nós podemos tomar un ribeiro.