Exaltación al cerdo

Exaltación al cerdo

Es corriente que a modo de insulto se diga fulanito de tal "es un cerdo" en sentido denigrativo cuando por otra parte el cerdo debería ser homenajeado, incluso con una plaza, por ejemplo"Plaza del Cerdo"· por el servicio que lleva prestado a la humanidad. Quizá ningún otro mamífero doméstico fue designado con tantos nombres vulgares diferentes como el cerdo: puerco, cochino, marrano, guarro y muchos más.

La gran calidad del cocho radica en la alimentación que recibe como, por ejemplo, el maíz y la bellota. Se utiliza principalmente del cerdo, la carne y la grasa. Una y otra figuran entre los artículos más importantes de los que constituyen la alimentación del hombre que en muchos países y en numerosas comarcas son casi la alimentación única de origen animal que emplean las poblaciones rurales.

¿Qué serían los carnavales sin un cocido de cachola, lacón, chorizos y el adorno de los grelos? Incluso en más de un tratado se dijo que la carne del cerdo tiene una fuerte dosis de afrodisíaco que induce a la lujuria, al deseo del coito. Al cerdo habría que rendirle pleitesía. No olvidemos los versos de Otero Pedrayo elogiando las patas traseras del cerdo. En otro sentido, Vicente Risco escribió al libro titulado "O porco de pé". Resumiendo, el cerdo es un animal no despreciativo para los humanos, que ostensiblemente se diferencia de otra clase que, por si acaso, es mejor no meneallo.