Honradez, bonita palabra

Honradez, bonita palabra

Honradez es una hermosa palabra de las más agradables que aparecen en el Diccionario de la Real Academia Española. A tal efecto, Nicolás Bordeau, el poeta, gramático y crítico francés, puntualizó: "Para parecer un hombre honrado, lo que hace falta es serlo". Y la honradez, de un tiempo a esta parte se ve seriamente amenazada por el antagonismo del vocablo corrupción.

Y desgraciadamente los medios de comunicación ocupan grandes espacios para informarnos, no solamente de los nombres de los corruptos, sino también de los delitos y de lo bonito que son los euros, porque los euros estrechan fuertemente la mano de los corruptos. Y todo ello es una violencia, no de género, sino de pasta, pero no pasta de los dientes.