Prohibido bailar en traje de baño

Prohibido bailar en traje de baño

   

En La Región d el pasado sábado, 16 de julio, en la sección "Hemeroteca, Historia en 4 tiempos", aparece una noticia retrospectiva bajo el título "Prohibido bailar en traje de baño". Añade la información que la Dirección General de Seguridad prohíbe en las playas y piscinas bañarse sin las prendas adecuadas. Se prohíbe a los bañistas estar fuera del agua sin albornoz. Queda prohibido organizar bailes en piscinas y baños públicos en traje baño. Las multas pueden llegar a las 500 pesetas, además de arrestar y clausular el establecimiento. 

Obsérvese el vocábulario repetitivo. En pocas líneas aparece cuatro veces la palabra se prohíbe. Leyendo estas noticias me viene al recuerdo una canción de María Dolores Pradera en la cual en una de las estrofas dice así: "Como han pasado los años, como cambiaron las cosas". ¡Y vaya si cambiaron! Parece como si el mensaje de la Dirección General de Seguridad tuviera como fondo moralizar evitando abusos. 

Pero ¿podemos imaginarnos permanecer, por ejemplo, en la piscina de Oira fuera del agua con temperaturas de de 40 grados, cubiertos con un albornoz (bata de tela de tela de toalla)? Dicho de otra forma cuando con temperaturas tan elevadas buscamos el alivio con el frescor de un baño, por el contrario nos vamos a asar como si fuéramos churrasco al estar con el albornoz. Los tiempos evolucionan en facetas muy diversas. 

Las mozas han pasado últimamente de la nada al casi todo; el bikini, la tanga, el toples. Las playas de Samil, Sanxenxo, Riazor nos abastecen del look femenino. Y a nosotros, los machos ¿qué nos parece?. Habrá de todo. A algunos les agradará. A otros tal vez no. Y no faltará los que en el Museo del Prado admiren extasiados a la "Maja Desnuda" de  Goya.