Sánchez dixit

Pedro Sánchez se ha hecho presente a través de las redes sociales donde nos han mostrado unas fotos en las que hemos visto al presidente haciendo deporte y también se nos ha aparecido vía "plasma", o sea en la tele. De Sánchez apenas se sabía nada desde que se hizo con el santo y seña de la presidencia del Gobierno. Pero ya está aquí.

Yo diría que no dio "noticias" en su entrevista en TVE, sólo confirmar que, como tantos intuíamos, está dispuesto a terminar la legislatura, es decir que de Moncloa no se mueve hasta el 2020. Es lógico. Es el tiempo que necesita para hacer una buena campaña electoral. Y no hay mejor lugar desde el que hacer campaña que desde el Poder. Ojo, cuando escribo que está en campaña electoral lo escribo en sentido positivo. Porque no hay mejor campaña para convencer a los ciudadanos que cumplir con el programa electoral y con las promesas hechas a la sociedad.

Y eso es lo que está empezando a hacer Pedro Sánchez. Se nos anuncia que cuanto menos se va a dar la vuelta a la terrible reforma laboral que hizo el Gobierno Rajoy. Se nos promete que la sanidad volverá a ser totalmente universal. Se abre una etapa de diálogo con los agentes sociales. Se dan varios pasos al frente para intentar recuperar el diálogo con Cataluña. Etc, etc, etc. Y no es que el Gobierno haga anuncios, es que ya se ha puesto manos a la obra para cumplir con lo prometido. Por eso insisto en que no hay mejor campaña electoral que un gobernante cumpla con lo que se ha comprometido a hacer.

En mi opinión, Sánchez y su gobierno acertarán si hacen política para la gente, y todas esas medidas lo son, y se equivocará si hace "zapateradas", es decir si se pierde en políticas gestuales. Otra cosa que Sánchez se puede apuntar en su haber es que el "clima" social está cambiando. Tengo la impresión de que tener un gobierno que, hoy por hoy, no arrastra ningún escándalo y que genera ilusión, está sirviendo para rebajar la tensión que generaba tantos y tantos escándalos protagonizados por ex dirigentes del PP.

Ahora, la sociedad puede poner el foco en lo realmente importante que no es otra cosa en que haya un gobierno que de respuesta eficaz a los problemas. ¡Ah! y un pequeño detalle: Pedro Sánchez debería desconfiar de los "pelotas", de aquellos que hace un mes cuasi le despreciaban y ahora encuentran que es un líder carismático.

En la antigua Roma los subidones de carisma los resolvían de la siguiente manera: cuando un general romano regresaba victorioso después de haber combatido en los confines del imperio para protegerlo y ensancharlo, entraba en la ciudad montado en una cuadriga. Naturalmente recibía los vítores y aplausos del personal que se congregaba para admirarle, pero esos gritos de entusiasmo se veían compensados por la voz de un esclavo que subido en la cuadriga detrás del general, le iba susurrando: “recuerda que solo eres un hombre”.

Pedro Sánchez debería de buscarse a alguien que le provoque una continua incomodidad dándole opiniones críticas y recordándole en definitiva que es solo eso, un hombre, por muy alto que haya llegado. Pues eso.