De bar en Var

De la montaña de memes y tuits que se han propagado sobre la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy y rescató a Pedro Sánchez del ninguneo mediático para situarlo en el foco de La Moncloa, el firmado por Carbajus destaca por una retranca bien afinada: "Rajoy se ha metido en un bar a las tres de la tarde y ha salido a las 22 h. Qué queréis que os diga, a mí me representa". La cuarta moción de censura de la democracia reciente, la primera que sale adelante, se recordará por las imágenes del bar y el bolso ocupando el escaño libre del ya expresidente del Gobierno mientras el portavoz del PNV, Aitor Esteban, anunciaba el respaldo a Pedro Sánchez tras anunciar que no tocará el presupuesto pactado con Rajoy. 

Como haría una buena parte del personal de este país, Mariano se piró al bar nada más percibió que no iba a ser su tarde. Y no cuesta imaginárselo siguiendo el debate con menos pasión que un partido de fútbol, aunque esta vez delante de un plasma y no detrás, mientras soñaba con que el árbitro Ana Pastor pudiese influir en un partido que hace unos días creía imposible de palmar, sobre todo después de sacar adelante la cuentas del Estado. Pero en el Congreso no hizo falta el VAR (Video Assistant Referee) para examinar la jugada del PNV. Mientras le respeten lo suyo, a los nacionalistas vascos les trae sin cuidado si en La Moncloa se sienta Pedro o Mariano. Pensará Rajoy que son ganas de chinchar justo antes del Mundial de Rusia y con los presupuestos aprobados. Y si el VAR funciona en el Tribunal Supremo con el recurso a la sentencia de la 'Gürtel', llegará tarde para las aspiraciones de Rajoy de continuar viviendo de la política como en los últimos 37 años. 

Mientras en el Congreso se producía la votación que entregó a Sánchez la presidencia del Gobierno, en el Parlamento gallego 80 escolares celebraban un pleno sobre la confianza enmarcado en el programa educativo 'Abraza tus valores' que Aldeas Infantiles ha desarrollado en 75 colegios de las cuatro provincias. "Muchos gobernantes solo piensan en el poder y en ellos mismos", sentenciaron. Han sido prudentes. Todos piensan en el poder, en ellos mismos y en un bar para celebrarlo cuando se consigue y refugiarse cuando se pierde.