Galicia para operarte

Galicia para operarte

Hace unos días llamó un colega de León para comentar que su padre necesita un trasplante de corazón y los médicos que lo atienden le han recomendado el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) para someterse a una intervención tan compleja. Añadió que dentro de la mala suerte, al menos tiene la potra de disponer de vivienda en Galicia, por lo que sumar un ciudadano al padrón no resultará un problema administrativo ni una piratada, ya que su intención es vivir como un gallego cuando se jubile el próximo año.  

Ayer, el Ministerio de Sanidad publicó los datos por comunidades del tiempo medio de espera para operarse registrados hasta el 31 de diciembre de 2017 y Galicia no resulta mal parada, al menos como se podría concluir en alguna de las manifestaciones contra la Xunta que preside Núñez Feijóo. Mientras en Canarias hay que aguardar por una intervención 177 días, en Castilla-La Mancha 163, en Cataluña 148 o en Extremadura 146, en Galicia la media se queda en 66 días. Sólo presentan mejores cifras País Vasco (50), Madrid (51) y La Rioja (55). Para un paciente 66 jornadas representan una eternidad, pero las experiencias de canarios, castellanomanchegos o catalanes rebajarían el mosqueo.

La sanidad gallega tiene necesidades, pero también grandes logros. El Complexo Hospitalario Unversitario de Ourense (CHUO) es pionero en la aplicación en un centro público de un sistema de enfriamiento para evitar la caída del pelo por la quimioterapia. Rafael López, natural de Vilamartín de Valdeorras y jefe del servicio de oncología del CHUS compostelano, es referente mundial en la investigación de la biopsia líquida para la detección precoz de tumores. Salud.