Viejos de cuidado

Viejos de cuidado

Si la biología no decide comportarse de una manera puñetera y se consiguen esquivar las trampas que se presentan en el camino de la vida, todos llegaremos a viejos. La meta es llegar porque la muerte no es opcional. En las últimas semanas, las protestas de los jubilados para conseguir un incremento digno en sus pensiones ha sorprendido a algunos y a otros, como al Gobierno central, los ha cazado con el pie cambiado quizá porque creyeron que con la edad se olvidan las matemáticas y sería fácil vender electoralmente una subida del 0,25%, que supone perder poder adquisitivo. Más de ocho millones y medio de pensionistas representan una suma imprescindible para un partido con aspiraciones a gobernar o a seguir haciéndolo, y al presidente Rajoy no le ha quedado más remedio que contrarrestar el viento que aprovechaba la oposición convocando un pleno monográfico sobre el asunto. También han logrado que el Pacto de Toledo debata sobre volver a incrementar las pensiones según el IPC.

El PP siempre ha creído que el voto de los jubilados le pertenece por mayoría absoluta, pero el bolsillo no entiende de ideología y menos cuando las pasas canutas para llenar la nevera y socorrer a los hijos. En Rianxo, un centenar de personas mayores, alguno casi centanario, llevan ocho meses durmiendo en el Concello para reclamar un centro de día. La Xunta ha respondido que "no es posible hacer uno en cada ayuntamiento" y en la comarca ya hay dos, en A Pobra y en Boiro. Pero el que está ocho meses también aguanta hasta las siguientes elecciones y eso que ya se han computado fallecidos durante el encierro. 

Y aunque se aceptase el argumento cuestionable de que no es posible uno en cada municipio, al menos pon en funcionamiento las residencias y los centros de día que ya están acabados y esperan por un papel para comenzar a dar servicio. Contó Paula Palomares en este periódico que en Chandrexa de Queixa  las obras de la residencia de ancianos están rematas desde diciembre de 2016, pero sigue pendiente el trámite burocrático en la Consellería de Política Social. El centro de día y residencia de Porqueira está en una situación parecida cuando se cubrirían todas las plazas en un solo día. Cuidado con los viejos.