Las piscinas de Oira, vacías tras la tormenta