CRÓNICA

Cien velas para Vilavidal

Los vecinos de Vilavidal están de aniversario. Según consta en la documentación del Concello de Ramirás, hace ahora cien años de la construcción de la primera casa que dio origen a este núcleo, a medio camino entre Celanova y Cortegada

Toño Pereira, José Luis Rodríguez, Norys Domínguez, Orlando Bugallo y Juan Rodríguez.
Toño Pereira, José Luis Rodríguez, Norys Domínguez, Orlando Bugallo y Juan Rodríguez.
Cien velas para Vilavidal

La Panorama, una de las orquestas de mayor renombre, será la encargada de poner la nota musical a un cumpleaños singular, el de los cien años que el día de San Andrés (30 de noviembre, patrón de la localidad) conmemorarán los vecinos de Vilavidal (Ramirás).

Hace tiempo que un grupo de residentes de este pueblo creado en el entorno a la carretera hoy denominada OU-531 entre Xinzo y Cortegada, estaba pensando en organizar una celebración coincidiendo con su primer centenario. "Este año es especial para todos y queremos que la gente se sume a esta celebración. Nosotros nos pusimos aquí, porque alguien tiene que tomar la iniciativa, pero esta fiesta es de todos y para todos", declara Toño Pereira, uno de los seis integrantes de la recién constituida Asociación Cien Años de Vilavidal.

Precisamente la construcción de la carretera que enlaza la comarca de Terra de Celanova con A Cañiza (Pontevedra) fue, según relatan los integrantes de la asociación de la que también forma parte Adolfo Álvarez, la que propició la construcción de la primera casa, la de los Vidal. "De ahí surgió el nombre del pueblo, Vila Vidal", explica Pereira, que comenta como los descendientes de aquella familia, que después tuvieron que emigrar a Alemania, aún mantienen la casa abierta y acuden a ella con frecuencia. "En esa vivienda existía una piedra donde estaba labrado el año de construcción, vamos a ver si podemos dar con ella porque sería un bonito recuerdo", destaca Juan Rodríguez, otro de los integrantes de la asociación que, además de la gran fiesta prevista en torno al fin de semana del 30 de noviembre, tiene como objetivos para este año la recopilación de todo tipo de documentación histórica y fotográfica con el objetivo de montar una exposición y editar una publicación. "Un vecino del pueblo lleva tiempo recopilando información", reconoce Rodríguez, que anima al resto de lugareños a buscar en sus casas cualquier documento u objeto que sirva para conmemorar estos cien años.


Un centenar de vecinos


En esta búsqueda de material para reflejar la corta pero intensa memoria de todo un pueblo, los vecinos consultados destacan la importancia que supuso la creación del centro de salud y, más recientemente, la creación de una feria impulsada por la Asociación de Empresarios. "Este es uno de los pueblos más modernos de los que está junto a la carretera y también el epicentro del concello", matiza Toño Pereira, nativo del lugar, que no es la capitalidad municipal, pero que llegó a contar con seis tiendas, dos aserraderos de madera, dos relojeros, una fábrica de gaseosas, matadero, licorera, zapatería, fotógrafo, panaderías y hasta un cine, el Montero. "Allí vi Derecho a Nacer o La Violetera", recuerda a sus 72 años Perfecto Domínguez, cuya hija Norys también forma parte de la asociación.

Y es que, pese a su juventud y rápido crecimiento, Vilavidal no se libró de la emigración que durante la segunda mitad del siglo pasado dejó mermada la comarca. "Antes, todas as portas eran negocios", recuerda otro septuagenario, que prefiere mantenerse en el anonimato, pero a quien los ojos le brillan al hablar del pasado de un pueblo en el que hoy apenas residen un centenar de vecinos.