CELANOVA

Celanova aglutina a 42 de los 321 centenarios provinciales

A Merca acaba de registrar la incorporación de dos nuevos "abuelos" en el ránking de la longevidad

Julio Campos sopla las velas de su aniversario rodeado de su familia y representantes locales.
Julio Campos sopla las velas de su aniversario rodeado de su familia y representantes locales.
Celanova aglutina a 42 de los 321 centenarios provinciales

Una octava parte de los centenarios de la provincia de Ourense reside en Terra de Celanova. La comarca, donde el índice poblacional baja a pasos agigantados (ha perdido más de 4.000 personas en la última década hasta situarse en los 17.620 habitantes), esta entre las primeros en el ránking con vecinos de 100 años o más. 

El 13% de los ourensanos que nacieron antes de 1919 (42 de los 321 habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística), vive en alguno de los 10 concellos celanoveses. Siendo la capitalidad de San Rosendo quien concentra un mayor número de centenarios (12), seguido de Padrenda (7) y Gomesende (6). En la lista de supercentenarios españoles creada en internet con mayores de más de 105 años hay 21 gallegos, de los que cuatro son ourensanos y la primera ourensana de esa lista nacional (en el puesto 59) no es otra que Purificación Cortés que, aunque actualmente reside en Vigo, es natural de Gresufe (Padrenda), donde nació un 31 de mayo de hace 107 años. "El secreto de la longevidad es el aire puro que tenemos aquí", bromeaba Manuel Velo, alcalde de A Merca, quien ayer estuvo acompañado de la concejala Josefina Carrera en los cumpleaños de los dos nuevos centenarios que registra su municipio. 


200 velas en 2,5 kilómetros


20181214201042364_resultEvangelina Fernández Reza y Julio Campos González soplaron por separado, aunque a apenas 2,5 kilómetros de distancia, las 100 velas de su aniversario. La primera, rodeada de su hijo y una nieta en la Residencia Comunitaria Sampedro en Merouzo Pequeno. "¡Quién sabe cual será secreto para vivir tantos años! Lo que si es cierto es que dimos con una doctora maravillosa que supo tratarla muy bien", comentaba Manuel Vaquero, hijo de la homenajeada. Nerviosa y a la vez emocionada al verse en el foco de las cámaras, Evangelina solo acertaba a coger la mano de su nieta Josune y recordar los momentos bonitos que le tocó vivir, primero en su aldea natal de Olás y luego en la emigración en Bilbao. "Lo que me gusta es lo que voy a comer ahora", contestaba con la vista puesta en su tarta de cumpleaños, aunque sus compañeros destacaban su destreza jugando al dominó, una afición que practica cada tarde con sus compañeros Manolo y Benito.

A escasos metros de la iglesia de San Pedro de A Mezquita, "tío Julio", como cariñosamente llaman en casa a Julio Campos González, fue sorprendido con una fiesta de cumpleaños mientras leía una novela sobre la cultura griega en el sofá. Compinchados con la familia, los representantes de la Corporación sorprendieron a Julio con una placa que recuerda su labor como concejal entre los años 1983 y 1991. "Foi o artífice da apertura da pista de A Mezquita a Celeiros", recordaba el alcalde sobre un hombre trabajador, a quien solo la Guerra Civil lo separó de su A Mezquita natal. "Fun obrigado, pero tiven sorte. Vin morrer a moita xente ao meu lado", confesaba emocionado con el pequeño Marco de dos años, nieto de su sobrina Pilar, entre los brazos. A su lado, su mujer Milagros quien recordaba como "hasta hace poco iba todos los días al bar a tomar café, ahora no quiere ir por no dejarme sola". Lo que no perdona Julio son las salidas a la huerta para quitar las "malas herbas" o para podar las viñas. Son las sombras de un trabajo en el campo que ejerció con pasión durante toda su vida.n