CULTURA

Nacho Carretero se adentra en el “corredor de la muerte”

La historia de Pablo Ibar ha sido recogida por el periodista coruñés en su nuevo libro

<p></p>
<p></p>
Nacho Carretero se adentra en el “corredor de la muerte”

"Tirando de freno de mano". Así ha escrito el periodista Nacho Carretero su segundo libro, "En el corredor de la muerte", para no convertir en novela la vida de Pablo Ibar, una historia "digna de ser contada" sobre este español condenado en 1994 a la pena capital por triple asesinato en Estados Unidos. "Es una historia muy tentadora para recrearte, para dar vueltas sobre un detalle, incluso para introducir conclusiones propias y acabar haciendo una historia mucho más amplia. Pero mi idea era ser muy directo y muy aséptico. La historia en sí es tan potente que no necesita añadidos", cuenta Carretero.

Y si en la historia sobre el narcotráfico gallego el Atlántico fue protagonista, en "En el corredor de la muerte" su autor lo ha cruzado en varias ocasiones para entrevistarse en dos ocasiones con el propio Ibar, en la cárcel de Florida en la que ha estado 24 años y de donde salió en 2016 para ser trasladado a una prisión común después que su defensa consiguiese un nuevo juicio. que arrancará en octubre.

Conversaciones en las que se encontró a un hombre con una "coraza que le previene del dolor", un parapeto que le puso "difícil" poder penetrar en él, aunque, recalca, se trata de un hombre "sensible, consciente de su situación". El protagonista de un "rocambolesco" relato con los ingredientes justos para hacerlo "periodísticamente atractivo".

"Desde el punto de vista jurídico no cabe duda que este hombre ha padecido como mínimo indefensión, y la defensa es un derecho básico. Y Pablo no la tuvo porque su primer abogado de oficio fue un absoluto desastre. Además, las pruebas con las que le condenaron a muerte no se sostienen. Por eso tengo el convencimiento que merecía un juicio justo como el que se avecina", asevera.

"Desde el punto de vista jurídico no cabe duda que este hombre ha padecido como mínimo indefensión, y la defensa es un derecho básico"

Una fecha que podría cambiarle la vida a este hijo de emigrante vasco nacido en Florida que en uno de los dos encuentros que mantuvieron resumió así su situación: "Mi vida se paró en 1994. Soy un chico de 22 años encerrado en el cuerpo de un hombre de 46".

Por tratarse de palabras que podrían ser parte de un auténtico guion de novela policíaca, Carretero asegura que ha tenido que hacer un "ejercicio de artesanía" para darle forma a este libro que contiene horas y horas de conversaciones con Ibar, su padre, Cándido, y Tanya, la mujer con la que se casó y que asegura que su marido es inocente porque la noche del triple asesinato estaban juntos.

"El barniz que le doy es novelesco, pero porque la historia lo parece, pero una cosa que me ha dejado contento es que es casi un ejercicio de artesanía, no añado un adjetivo o una frase que no venga de boca de sus protagonistas. La extensión del libro no es ni más ni menos que lo que me han contado", afirma el periodista coruñés.

Una historia "digna de ser contada" sin florituras, en la que entre líneas Carretero sí que hace reflexionar sobre la pena de muerte y sobre la libertad, sobre cuál es el sentido de "entender la prisión como intento de integración". n