FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

El Barco mereció algo más

El euipo entrenado por Javi Rey logró empatar a un gol en Calabagueiros ante el Compostela en un encuentro con ocasiones para haber ganado 

El capitán del Barco, Rubén García, se dispone a efectuar el lanzamiento de una falta.
El capitán del Barco, Rubén García, se dispone a efectuar el lanzamiento de una falta.
El Barco mereció algo más

Barco y Compostela empataron a un gol en el encuentro jugado en Calabagueiros y que deja a los locales con la sensación de haber dejado pasar una gran oportunidad de vencer a los santiagueses.

 

 

El partido comenzó con mucho respeto entre los dos equipos y en los primeros 20 minutos apenas hubo ocasiones. Sin embargo a partir de ese momento, ambos equipos se quitaron el corsé y fueron en busca de las dos porterías.

Las dos primeras ocasiones fueron para los locales. A los 26 minutos, David Álvarez probó fortuna desde la frontal, pero su lanzamiento se fue un poco desviado. Diez minutos más tarde, Iago Beceiro se fue por banda y tras regatear a su par, sacó un centro medido que remató Borja de forma inapelable, pero la pelota se empotró con el larguero de la portería defendida por Lucas.

Sin más ocasiones finalizó la primera parte. La segunda fue otra historia. Comenzó avisando el Compostela con una falta que se marchó rozando el poste. La réplica local fue un nuevo remate de Borja, tras centro de Diego Tato que solo, lo mandó fuera. Y a los 56 minutos el gol visitante. Diego Rey se aprovecha de un rebote para superar a Vicente Sabater.

Pero este mazazo no amilanó a los barquenses que se fueron decididamente en busca del empate. Este pudo llegar en un zapatazo de Ivi Vales, que Lucas, en una gran intervención mandó a córner. Y a la salida del saque de esquina, Ballesteros remató y cuando el balón se colaba, un defensa evitó el tanto.

Pero en el 80 llegó el empate local. Fue una jugada que prolongó Javi Ballesteros y que Iago Beceiro, más listo que su par, acabo rematando al fondo de la red. Era un empate merecido, pero que hubo que sufrir. Por que el Compostela, mandó una pelota al palo en el 86, pero no quedaba más tiempo.