TERCERA DIVISIÓN

CD Barco-Ourense CF, otro derbi sin vencedor

Para no romper la tradición, los dos equipos terminaron empatanto a un gol un partido en el que se fallaron dos penaltis, uno por cada equipo

Germán y Manu Mariña pelean contra Juanito Bazo en una jugada del partido. (JOSÉ PAZ)
Germán y Manu Mariña pelean contra Juanito Bazo en una jugada del partido. (JOSÉ PAZ)
CD Barco-Ourense CF, otro derbi sin vencedor
CD Barco 1-1 Ourense CF

 

El partido entre Barco y Ourense CF terminó con reparto de puntos, tras el empate a un gol final en un derbi que tuvo más emoción que buen juego y que defraudó a los aficionados de ambos equipos.

El partido tuvo muchos matices y algunos ya en el calentamiento. Al Ourense CF se le torció la tarde ya en el calentamiento. Dos de los jugadores importantes del equipo se cayeron en el calentamiento. Uno fue Renan Zanelli, tras varias semanas de baja probó para ver si podía regresar, pero no pudo.

La otra sorpresa negativa la dio Iago Beceiro. El coruñes sintió molestias en el calentamiento y se tuvo que quedar sin jugar. Ambos fueron al banquillo, pero solo fue para hacer bulto. Total que Fran Justo se quedó con los juveniles Civile y Mario Fariña para posibles cambios junto con el portero Michi.

A lo mejor esos contratiempos mermaron al Ourense CF que salió timorato a Calabagueiros. El equipo barquense lo detectó y se hizo con el partido. Avisó David Álvarez, primero con un disparo que se le fue alto y más tarde con un remate de cabeza, tras centro de Ivi Vales, que detuvo Diego García. En el minuto 22 el barquense Oli se fue de varios rivales y llegó hasta la línea de fondo, donde sacó un disparo que de nuevo Diego García detuvo.

Los barquenses estaba a gusto y se veía llegar el gol local. No tardó más tiempo. A los 24 minutos un saque de esquina lo remató el central Santi Núñez lejos del alcance del meta de los ourensanos.

El partido pintaba bien para los locales ante un Ourense impreciso y sin ideas. Pero los partidos a veces los cambian los detalles y eso sucedió en Calabagueiros. Corría el minuto 34 cuando un balón sin aparente peligro se lo comió el central Santi Núñez que terminó haciendo penalti a Raly Cabral. El especialista del Ourense CF cogió el balón decidido, pero el meta Azpillaga le adivinó la idea y detuvo el lanzamiento del santiagués. Los de Fran Justo no lograron el empate, pero esa jugada les espoleo y de que manera.

En la segunda parte, sorprendentemente el Barco desapareció y el Ourense CF se hizo con el control. A mayores el partido se le puso muy de cara a los dos minutos de la reanudación cuando una falta directa desde 25 metros la coló Martín Lamelas por la escuadra de un Azpillaga que no pudo hacer nada.

Con los locales noqueados tuvieron los pontinos dos opciones de haberse adelantado en el marcador, pero le falto acierto y fortuna. Ambas fueron para Rober, la primera la remató fuera y la segunda cuando se cantaba el gol la quitó el defensa Santi Núñez con la cara, literal.

Con las fuerzas justas en ambos equipos los últimos diez minutos fueron un correcalles que pudo haber caído para cualquier lado. La más clara la tuvo el Barco en el minuto 83. David Álvarez, otra vez el mejor de los barquenses, forzó un penalti de los que solo hacen los listos. Y eso que el que estaba a su lado era Pedro García, otro veterano, pero el de Ponferrada le ganó la acción, por cierto, innecesaria.

Al igual que había hecho el pontino Rober en la primera parte, el propio David Álvarez no dudó a la hora de lanzar la pena máxima. Pero Diego García en una felina intervención desvió el lanzamiento. Curioso, los dos especialistas de ambos equipos fallaron sus lanzamientos y en el mismo partido. Aunque ambos porteros también tuvieron su parte de culpa esta vez.

La última la tuvo el Ourense CF. De nuevo una falta directa, casi similar a la del gol que había marcado en el 47. Pero esta vez se le marchó por encima del larguero. 

Al final otro derbi más que termina en empate, que suele ser lo habitual en la mayoría y que esta vez, también hace justicia tras los méritos de unos y otros.