ABUSOS

Los obispos españoles piden perdón por los abusos a menores y rezan por las víctimas

La Iglesia ha celebrado este lunes 20 de noviembre la Jornada de oración por las víctimas de abusos, especialmente niños, por parte de pastores y fieles de la Iglesia

Los obispos españoles reunidos en la 110 Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.
Los obispos españoles reunidos en la 110 Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.
Los obispos españoles piden perdón por los abusos a menores y rezan por las víctimas

Los obispos españoles reunidos esta semana en la 110 Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) se han unido esta tarde a la oración por los menores víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia, y han pedido perdón.

Al finalizar los trabajos de la sesión de la tarde de esta Asamblea, durante la habitual oración ante el Santísimo Sacramento, los prelados han rezado conjuntamente el salmo Miserere (sal 50) que dice: "Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado".

La Iglesia ha celebrado este lunes 20 de noviembre la Jornada de oración por las víctimas de abusos. Cada comunidad cristiana se ha unido a esta oración de modo diverso, en el marco de la celebración de la eucaristía o de otros modos, según ha informado la Conferencia Episcopal Española.

Con motivo de esta jornada, la Comisión Episcopal de Liturgia preparó un sufragio para que pudiera ser empleado en las parroquias y comunidades cristianas españolas.

"Con un sentido fuertemente penitencial pidamos especialmente perdón por lo abusos cometidos contra niños por parte de pastores y fieles de la Iglesia y oremos también al Señor de la vida para que nunca vuelvan a repetirse semejantes atrocidades y para que conceda a todos los miembros de la Iglesia un mayor sentido de responsabilidad respecto a los menores de edad a ellos confiados", reza el sufragio.

Se trata de la primera vez que la Iglesia española celebra esta jornada de oración, desde que el Comité Ejecutivo de la CEE acordara en su 409 reunión que el 20 de noviembre se institucionalizara como un día de oración por las víctimas de los abusos a menores.

Previamente, el Pontífice había invitado a las conferencias episcopales a elegir "un día apropiado en el que orar por las víctimas de abuso sexual" como parte de la iniciativa de la Jornada Universal de la Oración.

La CEE optó por el Día Universal del Niño por ser una jornada en la que se "quiere llamar la atención sobre la situación de los más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo".

El Día Universal del Niño se celebra todos los años el 20 de noviembre desde 1989, fecha en la que se acordó el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño, cuyo cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado.