SECESIONISMO CATALÁN

Pacto entre el Gobierno y el PDeCAT para dialogar la independencia dentro del marco de la ley

ERC aún no ha decidido si dará su apoyo al texto pactado entre socialistas y exconvergentes
 

Pacto entre el Gobierno y el PDeCAT para dialogar la independencia dentro del marco de la ley

El PDeCAT ha aceptado una enmienda del PSOE a la moción sobre el diálogo político con Cataluña que se votará este jueves en el Congreso en la que se remarca que ese diálogo se debe producir "sin imposiciones ni impedimentos" y con la aspiración de "acordar los cauces legales y democráticos que permitan a la sociedad catalana determinar su futuro en el marco del ordenamiento jurídico vigente".

El debate de la iniciativa, consecuencia de la interpelación sobre esta cuestión que el PDeCAT dirigió el pasado 20 de junio a la ministra de Administración Territorial, Meritxell Batet, se ha producido este miércoles en el Pleno del Congreso aunque no se votará hasta este jueves.

Al final del debate, el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, ha anunciado que su formación aceptaba la enmienda planteada por los socialistas y que ha defendido en la tribuna el diputado del PSC José Zaragoza.

Sin embargo, ERC aún no ha decidido si apoyará o no ese texto que remarca que la sociedad catalana deberá decidir su futuro "en el marco del ordenamiento jurídico vigente", según han informado fuentes de esta formación.


Enmienda


La enmienda del PSOE que será la que se vote este jueves reproduce el texto original de la moción del PDeCAT y sólo añade al final la precisión de que el objetivo del diálogo entre el Gobierno central y el catalán debe ser buscar los cauces para que Cataluña decida su futuro pero siempre "en el marco del ordenamiento jurídico vigente".

En concreto, la enmienda reza textualmente: "El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a abrir un proceso de diálogo político con el Govern de Catalunya en el que todos puedan defender sus ideas, aspiraciones y proyectos libremente, sin imposiciones, ni impedimentos. Dicho proceso debe de aspirar a acordar los cauces legales y democráticos que permitan a la sociedad catalana determinar su futuro en el marco del ordenamiento jurídico vigente".

La antigua Convergencia mantiene que el ordenamiento actual ya permite la celebración de un referéndum sobre la independencia pactado con el Gobierno, pero éste lo niega y ofrece buscar una solución a través de un nuevo Estatuto de autonomía que debería ser sometido a votación en Cataluña.


Primer mandato político desde 2012


Estaba previsto que la moción se debatiera este martes pero los independentistas catalanes, que querían estar ese día en Cataluña celebrando la Diada, pidieron que la discusión se pasara al miércoles, por eso Campuzano ha arrancado su intervención agradeciendo el gesto.

Tras recalcar que la manifestación que recorrió Barcelona "expresó el fracaso de la política represiva" con que el Gobierno de Rajoy abordó, a su juicio, el problema catalán, Campuzano ha subrayado que la moción "va a suponer el primer mandato político de la Cámara desde 2012 que insta a dialogar para hacer frente a la situación que se vive en Cataluña".

Campuzano, que ha recordado en varias ocasiones a los políticos catalanes presos o huidos en el extranjero, ha dicho que cabe un referéndum legal y ha pedido a Sánchez que tenga "la audacia política de Suárez en 1977", cuando se permite la vuelta de Tarradellas a España y la restauración de la Generalitat de Cataluña.

El portavoz ha advertido del valor que puede tener aprobar esta moción, porque desde su punto de vista enviará el mensaje a los catalanes de que cabe una solución política a sus reivindicaciones.


ERC: "No se puede imponer"


Durante la defensa de su enmienda, el socialista José Zaragoza ha acusado al independentismo de seguir anclado en la autodeterminación y no haber querido el diálogo. "Por eso con el Gobierno de Rajoy vivían mejor", les ha espetado.

Además, ha relatado que, desde que se presentó esta moción, el 28 de junio, a hoy, se han producido distintos encuentros entre el Gobierno y la Generalitat, empezando por la entrevista entre Pedro Sánchez y Quim Torra, y ha reivindicado esta vía del diálogo frente a la estrategia de partidos, en referencia al PP y a Cs, que prefieren el conflicto porque creen que les da ventajas electorales.

Desde ERC, Joan Tardà ha insistido en que "hay que empezar a caminar" en un diálogo "sin cortapisas" para buscar una salida al conflicto catalán teniendo en cuenta no se puede "imponer una solución" sin contar "con el 50% de los catalanes que son autonomistas".

Asimismo ha aprovechado para incidir en que si la sentencia del Tribunal Constitucional que recortó el Estatut ya fracturó su comunidad, la "fractura política y emocional" que podría provocar una eventual condena a los políticos presos por el `procés` sería todavía peor y "no serviría para nada", salvo que para que "algún independentista de manera insensata" diga que cuanto más "oprimidos" estén, "mejor".

De su lado, el diputado de En Comú Podem Joan Mena ha apelado al PSOE para que apoyara la propuesta del PDeCAT. "No comentan el horror de no votar a favor del diálogo bilateral porque a quien más le interesa una negativa del PSOE es a Puigdemont", ha rogado, antes de censurar el "callejón sin salida" en el que, desde su punto de vista, se ha instalado el presidente Torra.

En representación del PNV, Mikel Legarda ha apostado por "un diálogo sin imposiciones ni impedimentos" que permita a la sociedad catalana decidir su futuro. Diálogo, ha advertido, que debe encontrarse entre las movilizaciones en la calle "de un lado" y la "represión y judicialización del otro lado".


PP y Ciudadanos, en contra


El portavoz de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, ha dado por hecho que los independentistas no lograrán su propósito, pero les ha preguntado si merecería la pena conseguir la independencia a costa de "romper un Estado democrático".

El `popular` Jordi Roca, por su parte, ha cargado contra los independentistas porque querer "imponer una república totalitaria" y ha llamado a los que no lo son a "recuperar espacios frente al nacionalismo" con manifestaciones como las que tuvieron lugar tras el referéndum ilegal de hace casi un año o con las brigadas para retirar lazos amarillos que, ha subrayado, no deben actuar bajo tutelas partidistas.