SOBERANISMO

Puigdemont pide a la UE que "escuche' a los catalanes"

El expresidente catalán ha asegurado que no pierde "la esperanza" en la Comisión Europea y ha llamado a los soberanistas a "persistir"

Puigdemont pronuncia su discurso durante la manifestación independentista que se celebró en Bruselas.
Puigdemont pronuncia su discurso durante la manifestación independentista que se celebró en Bruselas.
Puigdemont pide a la UE que "escuche' a los catalanes"

El expresidente catalán y cartel de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, ha afirmado hoy que no pierde "la esperanza" en la Comisión Europea y ha llamado a los soberanistas a "persistir", al tiempo que ha pedido a la UE que "escuche" a esos catalanes porque también son ciudadanos europeos.

Después de la concentración de ayer en Bruselas, el cartel de JxCat ha intervenido hoy a través de videoconferencia en una rueda de prensa en la sede de la candidatura en Barcelona.

Pese a la reacción de ayer de la Comisión Europea en el sentido de que los soberanistas tiene derecho a expresar sus ambiciones políticas pero deben respetar el Estado de derecho, Puigdemont ha dicho que no pierde "la esperanza" de que pueda haber un cambio de discurso y ha remarcado que le interesa más "lo que piensen puertas adentro que lo que digan puertas afuera".

En todo caso, ha remarcado que, después de la manifestación de este jueves, si los soberanistas "persisten" el 21D es "imposible" que en la UE "no entiendan que la realidad va por encima de los perjuicios".

Puigdemont ha señalado asimismo que el deber de la Comisión Europea es garantizar que los Estados protejan "la carta de derechos humanos y las directivas europeas", y ha pedido al Ejecutivo comunitario que no solo escuche a los Estados miembros, sino también a los ciudadanos, pues "los que se manifestaron ayer son ciudadanos europeos".

Ha remarcado que estos manifestantes no acudieron a la capital belga a apoyar ninguna "banda de criminales", y ha afirmado que está "muy contento" de como transcurrió la concentración independentista, ya que dio un menaje "alto y claro" en la capital europea.