ÁGORA ECONÓMICA

La oportunidad única del turismo para Galicia

El turismo es un sector crítico para España y también, cada vez en mayor medida, relevante para Galicia. De ahí que los datos recogidos por el INE para el conjunto de 2017, que acaban de salir publicados, tengan especial importancia para observar, por una parte, la capacidad del conjunto del país para sostener una dinámica de récord en el número de visitantes y, por otro lado, valorar el éxito de los destinos de gran recorrido potencial como es el caso de nuestra comunidad autónoma

LR.
LR.
La oportunidad única del turismo para Galicia

Desestacionalización y efecto sustitución

España sigue batiendo marcas y acabó el año con la cifra récord de 81,8 millones de turistas extranjeros, lo que supone un 8,6% más que en 2016. La evolución a lo largo del año apuntaba hacia datos  muy positivos, pero la atención estaba centrada en la tendencia de Cataluña en la recta final del año.

Tal y como se presagiaba, diciembre no fue un buen mes para el turismo en esta comunidad, con un descenso del 13,9% con respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone tres meses consecutivos a la baja, acentuando las caídas del 2,3% y 4,7% que ya se habían registrado en los meses de noviembre y octubre, respectivamente. 

El mal dato de Cataluña perjudicó al conjunto nacional, que en diciembre experimentó un ligero descenso del 0,2%, empañando el excelente comportamiento registrado a lo largo del año.

Esto quiere decir que, probablemente, la gran mayoría de turistas que tenían previsto recalar en Cataluña, de mantenerse la tendencia creciente que se observaba antes del conflicto catalán, haya sustituido esta opción por un destino en otro país, en lugar de buscar alternativas dentro de España.

En ese sentido, quizás esta circunstancia ha podido influir, sobre todo, en el estancamiento del turismo francés, muy vinculado por proximidad a Cataluña, mientras que otros países de referencia como Reino Unido o Alemania, por el contrario, han experimentado un incremento del número de visitantes en torno al 6%.    

Así, dado el gran volumen de turistas que concentra Cataluña (casi el 25% del total nacional), el objetivo, de persistir la tendencia negativa, sería lograr un efecto sustitución dentro de nuestras fronteras para no perder fuelle y prolongar la buena marcha global también en 2018.

 En ese sentido Galicia puede ser una de las opciones que podría salir beneficiada por este factor así como también por la creciente desestacionalización del turismo a escala nacional con la vista puesta en nuevas rutas y actividades más allá del turismo tradicional de sol y playa.

Baste decir que abril fue el mes de mayor crecimiento con un 16% y agosto el segundo que menos creció con tan solo un 4% (sólo por delante de diciembre, afectado en este caso, como ya se ha mencionado, por el conflicto catalán), mientras que en meses como enero, febrero o mayo el aumento fue superior al 10%

Portugal y el efecto de segunda vuelta

Al margen del conflicto catalán y de la progresiva desestacionalización de la llegada de turistas a España con un enriquecimiento de la variedad de gustos y perfiles, hay otros factores que favorecen el potencial de Galicia en este escenario.

El primero de ellos es el efecto de segunda vuelta. Cuando un país genera una fuerte atracción dentro de un ciclo alcista de su turismo, con el paso del tiempo el turista que repite destino busca nuevas rutas y los propios operadores que ya cuentan con una infraestructura en el país buscan, a su vez, diversificar la oferta ante la saturación de determinados destinos.

En ese sentido Galicia, aparte del tirón per se del propio Camino de Santiago y de los esfuerzos propios por generar imagen de destino principal, se sitúa en una posición idónea para captar turistas de segunda y sucesivas vueltas al país

También está en un punto de partida privilegiado para atraer la presencia de colectivos que buscan una estancia más prolongada o, incluso, la “jubilación” en un espacio que conjugue clima, espacios atractivos y un buen nivel de vida, con claras ventajas frente a otras zonas más explotadas en este sentido.

En paralelo, Galicia también presenta una posición óptima para aprovechar el tirón del turismo portugués como destino en pleno auge, que con crecimientos de dos dígitos en visitantes y pernoctas durante los últimos años, tiene claras sinergias con regiones de España como Galicia o Extremadura.

En este sentido, se acaban de firmar sendos acuerdos de cooperación, uno bajo la marca común de turismo “RESOE” que une las regiones de Centro, y Porto y Norte de Portugal, con las españolas de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León y otras para la región del Euroace, formada por los territorios lusos del Alentejo y del Centro y la región Extremadura, la cual ya tiene previsto lanzar este año acciones promocionales en China, Estados Unidos y Bruselas.

Además no hay que olvidar que la recuperación de la economía portuguesa genera, a su vez, un creciente número de turistas lusos con destino a nuestro país (la mayor tasa de crecimiento sólo por detrás de Bélgica en 2017), circunstancia que también favorece, en gran medida, a los distintos destinos gallegos.

Aprovechar la oportunidad

Es cierto que Galicia ya muestra una tendencia estable al alza en los últimos años, que se ha consolidado en 2017, sobre todo en lo que respecta al turismo extranjero, a partir de un fuerte incremento del número de visitantes por encima del 28%, alcanzando los 1,2 millones turistas.

Asimismo, según datos aportados por la Xunta de Galicia, el crecimiento fue estable a lo largo de todo el año con un repunte en los meses de otoño, lo que marca un claro proceso de desestacionalización. Pero, en todo caso, este parece el momento idóneo para aprovechar en mayor medida el gran potencial de crecimiento de Galicia. Todo indica que se presenta una oportunidad única para el salto cualitativo del turismo en Galicia.