CREANDO MARCA

La Vía de la Plata gana peregrinos en Ourense y resalta su valor turístico

El camino se convierte en un escaparate al mundo y Ourense podría asomarse para vender la ciudad al mundo como espacio cultural, patrimonial y religioso

Ourense superó en el año 2017 los 9.000 peregrinos por la Vía de la Plata
Ourense superó en el año 2017 los 9.000 peregrinos por la Vía de la Plata
La Vía de la Plata gana peregrinos en Ourense y resalta su valor turístico

El Camino de Santiago de Compostela es, en este momento, uno de los referentes turísticos en Galicia. En el caso de Ourense surge como una oportunidad para la venta internacional de la ciudad y de la provincia como un factor de diferenciación en un mercado global y de alta competitividad como es el del sector del turismo. 

Las cifras hablan de buenos datos para Galicia. De un lado, los propios caminantes, donde el año pasado se superó el record, al pasar de los 300.000 peregrinos. Pero el grueso del negocio está en  la recepción de turistas y su nivel de gasto en Galicia. Los datos validados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican, sumando las series de ocupación extrahotelera, es decir las cifras de los viajeros alojados en apartamentos turísticos, cámpings o en las casas rurales; unidos a las pernoctaciones en los hoteles o sus derivados como pensiones, así como los acogidos en los albergues, superan la barrera de los 5 millones de turistas, exactamente 5.103.883.

Las cifras gallegas mejoran un 4,8% en el último año y se debe destacar el incremento del turismo internacional (con datos para 2017) de un incremento interanual de un 8,6%. Este aumento coloca el porcentaje de extranjeros en un 28,7% en el total de visitantes a Galicia. En el caso de Ourense, las cifras de turismo nos muestran un territorio con gran potencial y en crecimiento, que indican un destino que se  consolida. 

En concreto, en los años 2016 y 2017 hemos superado los 300.000 alojados en algunos de los 169 establecimientos disponibles en la oferta de la provincia. 

En el caso del Camino de la Plata los resultados también son buenos, ya que se cerró el 2017 con la llegada de 9.100 caminantes, una cifra de las más elevadas de la serie. Esta alternativa de peregrinación a Compostela se convierte en un elemento clave para  distinguir  Ourense en el mapa de un tipo de turismo que pone especial acento en la espiritualidad. 

El recorrido permite al visitante avistar parte del patrimonio de referencia tanto de la comarca de Monterrei, como de la comarca de Ourense, o de Carballiño pasando por espacios como el simbólico Monasterio de Oseira, que ha sido hospital del camino y ahora es albergue de referencia. 

Además, esta ruta complementa al Camino Francés, que ya denota síntomas de saturación al superar los 150.000 usuarios. Con ello se dan oportunidades a otros caminos, como es el caso del que atraviesa Ourense. 

El Clúster de Turismo recientemente se hacía eco de un trabajo de la Universidad de Santiago de Compostela, que en un amplio muestreo de campo, determina que los peregrinos redundan en un 2,3% del gasto de turismo de  Galicia. Pero si centramos la mirada en su efecto en el rural, el camino es un multiplicador de negocio y de empleo. 

Un peregrino tiene un impacto equivalente económico del 2,3% sobre los turistas ordinarios y tendrá un efecto multiplicador de hasta un 11% más de producto y hasta un 18% más en el empleo. Por tanto, los peregrinos se convierten en un agente dinamizador de pueblos y villas, mejorando su situación económica, el grado de empleo, y además su nivel de calidad de vida al mejorar su situación socioeconómica. Destacar que los encuestados en el rural gallego, según el trabajo de la USC, no detectan efectos negativos en la presencia del peregrino. 

El caminante se convierte además en un cliente objetivo para productos típicos del rural y pueden ayudar a mejorar los ingresos de las familias de este espacio, “dando salida” a productos como miel, castañas, artesanía u otros productos agrarios típicos del  lugar,  unido a la mejora del negocio de la logística y de la hostelería local. 

La Xunta de Galicia apuesta de una manera decidida por el camino y para el próximo Año Santo del 2021 esperan alcanzar la cifra de 6 millones de turistas. 

Dentro de la apuesta podemos hablar de un plan de inversiones que supera los 56 millones de euros y que tiene como fin mejorar los efectos del camino y desarrollar un plan de actuación con repercusión internacional que supere los efectos del año 1993. Esta repercusión internacional es una oportunidad para la venta de la provincia en un momento donde la llegada de turistas internacionales es reducida, unos 27.000 visitantes al año, en un país que recibe más de 75 millones. 

El Camino de la Plata es una oportunidad para el desarrollo del rural desde una faceta económica pero también demográfica y a la vez es un factor clave para la posición internacional de un territorio como Ourense. Mejorando los ingresos de la hostelería y del hospedaje a lo largo del recorrido, así como de los negocios de corte artesano. El Camino de la Plata enmarcado en el espacio del turismo religioso, cultural, verde, patrimonial e incluyo gastronómico, sin duda puede ser uno de los puntales en los que se asiente por excelencia del desarrollo turístico de Ourense.