ENTREVISTA

Mezcla de artes

Carla Bras y Sheila López apostaron hace algo menos de un año por importar a Galicia el exitoso modelo de concept store, un espacio en el que reúnen moda y arte.

Con el auge cultural de Ferrol como escenario, atraen a clientes de todo tipo con su cuidada selección de productos. 

¿Cuál es la historia de Cardume?

Cardume nace de nuestra necesidad de realización, de crear un espacio totalmente nuestro, incapaces de encontrar nada parecido en la oferta actual del panorama gallego. Ninguna de las dos queríamos una tienda al uso y las dos teníamos inquietudes muy variadas pero similares entre nosotras: el arte, el diseño, el culto friki, la literatura... Ferrol fue la pieza que faltaba en el puzzle. Cuando nos vimos inmersas en las actividades culturales tan variadas de la ciudad, viendo resurgir barrios como el de Canido a base de festivales de pintura y empezamos a conocer a la gran cantidad de artistas que viven o nacieron en la ciudad lo tuvimos claro. Al fin y al cabo, ‘Cardume’ es un banco de peces en gallego. Y eso queremos nosotras, nadar en la misma dirección que toda esa gente que tiene inquietudes para mejorar la ciudad y desea poner proyectos en marcha.

¿En qué consiste el novedoso sistema de ‘concept store’?

En realidad no es tan novedoso a nivel mundial, ya que Colette abrió sus puertas en París a este tipo de espacios hace más de 20 años. Sin embargo, este tipo de tiendas basadas en una mezcla entre comercio, diseño y arte aún no son tan frecuentes en España. La idea, por explicarlo de un modo sencillo, es conseguir que comprar sea más que sólo eso, que sea una experiencia para el usuario, por ello todo debe estar pensado hasta el mínimo detalle. Desde los productos que escogemos vender hasta las exposiciones y demás eventos que ofrecemos (catas, degustaciones, escaparates interactivos, acciones de reciclaje...) deben conseguir conectar con la persona, que salga con una sonrisa de la tienda.

En vuestro espacio reunís arte, moda y cultura. Sin embargo, muchas veces cada corriente artística parece vivir aislada del resto. ¿En qué medida se retroalimentan?

Creo que realmente en todas. Aunque pueda parecerlo, ninguna corriente artística puede sobrevivir sin las demás. Como diseñadora sé que la decoración bebe directamente de la moda y ésta se inspira muchísimo en el arte. Por ello, en nuestra tienda, podrás encontrar artículos de todo tipo y todos con un componente artístico claro. Desde las joyas de “Ana Miguéns”, basadas en folclore gallego hasta las latas de chorizo de “Casa da Avoa” que se presentan con un hermoso embalaje de diseño.

El modelo de concept store ha arrasado en capitales europeas como París, Londres o Milán. ¿Estamos preparados en Galicia para algo así?

Realmente creemos que no hay nada más gallego que el concepto de tienda de ultramarinos de toda la vida. Esas tiendas de nuestros abuelos y padres, que todos recordamos, donde podías encontrar prácticamente de todo. Realmente una concept store no se aleja tanto de ese modelo de tienda, sólo que en nuestro caso está enfocada hacia el arte y el diseño.

¿Cómo es el proceso de selección de los productos que conforman vuestro catálogo?

Realmente mucho más arduo de lo que la mayoría de personas puedan creer. Estamos continuamente en movimiento, buscando nuevos artistas y diseñadores, no sólo para la tienda sino para nuestro espacio expositivo ‘O Caladoiro’ donde jóvenes artistas pueden dar a conocer sus obras. Ponemos mucha atención y cuidado en que cada pieza sea única, artesanal, aporte algo nuevo que el cliente no pueda encontrar en las generalizadas cadenas de ‘moda en serie’. Para este proceso admitimos que las redes sociales y el escaparate que ofrecen, ha sido realmente útil.

En moda, apostáis por sostenibilidad. ¿Cuál es vuestra filosofía en este sentido?

Creemos en la moda sostenible, porque creemos en un mundo sostenible. El reciclaje está de moda y eso es un hecho indiscutible. La gente cada vez está más concienciada con la salud del planeta y eso es algo que el diseño no puede obviar. Tratamos de enterarnos muy bien de los procesos de creación de las prendas, de apostar por la moda natural y gallega. Así, estamos teniendo mucho éxito con firmas sostenibles como ‘Somos Océano’ y estamos en conversaciones con muchas más para que se incorporen a la familia Cardume.

¿Quién es el cliente de Cardume?

Contra todo pronóstico estamos teniendo una amplia variedad de clientes de todo tipo y edad. Supongo que el arte y el diseño llaman a cualquier persona, siempre que esta tenga inquietudes. Nuestra tienda ofrece todo tipo de artículos, desde cerámicas con premios de artesanía hasta objetos de culto fan, pasando por selecciones de delicatesen gourmet. Cualquier persona podrá encontrar algo a su gusto en ella.

Cardume no es una tienda sin más. ¿cómo de importante es el espacio en una concept store?

Lo es todo. Es realmente importante tener un espacio amplio y adecuado donde exponer correctamente el trabajo que tantos artistas han creado con mimo. Al tiempo, sin nuestra galería de arte, el alma de la tienda no sería la misma, porque es un espacio cultural, de encuentro. Asimismo, es imprescindible el escaparate, tarjeta indiscutible de presentación donde plasmamos historias que nos obsesionan para darle magia.