LO VEO

La moda en familia de Dávana

La ferrolana Iris Cabezas consiguió contagiar a su familia de su sueño: crear una marca con identidad propia. Dávana, que significa "regalo" en letón, cuenta hoy con varios puntos de venta y una clientela que busca diferenciarse con productos realizados con mucho mimo.

El estilo de Dávana.
El estilo de Dávana.
La moda en familia de Dávana

¿Qué es Dávana como nació? ¿Por qué ese nombre?

Dávana es un proyecto familiar que nace de la inquietud de cuatro personas con ganas de crear productos con identidad propia y que reivindican unos valores. Después de mucho pensar, ya que queríamos poner un nombre que nos recordase a Galicia y sólo se nos ocurrían palabras con ñ, decidimos viajar más lejos y buscar en otro idioma y apareció Dávana. Es una palabra letona que significa ‘regalo’, algo que creemos que encajaba bien con nosotros y además nos gustó como sonaba.

Se trata de un proyecto íntegramente familiar con un proceso de producción muy jerarquizado. ¿Ha cambiado la relación entre la familia desde que trabajan juntos?

Sí, siempre fuimos una familia unida, pero ahora también compartimos más tiempo juntos gracias a este proyecto.

Dávana son regalos bonitos. ¿Cuál es la filosofía detrás de la marca?

No existen estándares de belleza ni géneros para nosotros, todos somos seres únicos y especiales y todo eso intentamos reflejarlo en nuestras prendas, que tienen el carácter propio y especial de lo hecho a mano.

Siendo una marca familiar y con esta filosofía, ¿cómo es el proceso de elección de los materiales con los que trabajan?

A veces nos inspiramos en tendencias como pueden ser colores, estampados, tejidos, patrones, etc. Pero intentamos buscar telas y diseños originales que nos diferencien del resto.

Hoy en día contáis ya con puntos de venta, pero vuestra primera toma de contacto fue recorriendo ferias de artesanía. ¿Qué supuso para el impulso de la marca el trato directo con los clientes?

Supuso ilusión por crecer y llegar más lejos al ver que nuestros productos gustaban a la gente. Una manera muy bonita de empezar.

¿Quién es el cliente de Dávana?

Cualquier persona que os podáis imaginar: bebes recién nacidos, personas mayores, familias..., aunque sobre todo gente joven que busca diferenciarse del resto. Sin olvidarnos tampoco de los animales y peluditos que conviven con nosotros, también hay espacio para ellos en nuestros productos.

Hacéis prendas unisex, un aspecto que parece estar tomando fuerza incluso en grandes marcas. ¿Por qué empieza a ocurrir esto?

Nuestra intención desde el principio fue poder hacer prendas unisex para todo el mundo. Queremos reivindicar que los géneros no existen para nosotros y que tampoco tienen colores ni prendas específicas, todos somos personas y podemos llevar lo que queramos.

Al tratarse de productos artesanales no podréis realizar producción en serie. ¿Es importante la exclusividad para la marca y sus clientes?

Siempre intentamos transmitir a las personas que nos compran lo que la marca es, algo único, ya que al estar hecho a mano nunca salen dos prendas exactamente iguales y eso es lo que lo hace especial.

¿Cómo es el proceso de abrirse paso hoy en día en la moda con productos artesanales?

Sinceramente, es un mundo muy complicado, repleto de gente muy buena y muy preparada para llegar lejos, pero al final lo que nos llena es ver que nuestros productos gustan a pesar del inmenso mercado de moda que existe. También nos encanta ver cómo otras marcas pequeñas creadas con mimo y cariño salen adelante y se abren paso entre la gente.

Realizáis también venta por internet. al tratarse de un mercado tan globalizado, ¿qué dificultades presenta?

Nada es fácil y mucho menos en el mundo online. El consumo de compras a través de páginas web cada día es mas grande por eso no queríamos perdernos esa oportunidad. Además es una manera muy fácil de poder llegar a cualquier parte del mundo con tus productos y ver cómo viajan lejos y llegan a sus destinos para que sus nuevos dueños puedan disfrutarlos. Eso es de lo más bonito que podía pasarnos, que la gente aprecie y valore nuestro trabajo.

¿Por dónde creéis que pasa el futuro de la moda?

No sabemos muy bien hacia dónde va el mundo de la moda ahora mismo porque nunca se sabe. La moda siempre está en constante movimiento. Creemos que está siendo un momento de cambio generacional y los cambios siempre son buenos. Aun así nosotros hacemos lo que nos gusta, al fin y al cabo, la moda está dentro de cada persona.