SALUDABLE

Dolor de espalda: ejercicio para evitar el quirófano

La estandarización de algunos tratamientos es un error en el cual se peca con frecuencia. La colaboración entre médico, rehabilitador y entrenador redundaría en mayor beneficio del paciente.

Cada vez más personas padecen problemas de espalda.
Cada vez más personas padecen problemas de espalda.
Dolor de espalda: ejercicio para evitar el quirófano

El dolor de, o relacionado con, la espalda se aproxima a epidemia en los últimos años en España. Un problema que no entiende de sexo, edad o estatus social. Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, por ejemplo, más de la mitad de los trabajadores de nuestro país sufre de forma regular dolor en esta zona, clave y sostén de nuestro cuerpo.

Varios factores son los responsables de esta tortura. Lo curioso es que muchos de ellos son fácilmente solucionables con un programa de ejercicio físico individualizado. La fuerza de los numerosos músculos que se insertan o dependen de nuestra columna mejora ostensiblemente con este trabajo. Y con ella, nuestro bienestar. Sólo es cuestión de voluntad. 


CADA PERSONA ES UN MUNDO 


Una vez más, recalcamos la idea de un programa de Ejercicio Físico personalizado. En los últimos años los médicos recomiendan a los pacientes con este tipo de problemas actividades como la natación, el método Pilates, el Yoga... Sin reparar en que cada persona es un caso diferente y necesita un tratamiento adecuado a las características de su dolencia y adaptado a su capacidad. La misma actividad que beneficia a una persona puede ser incluso dañina para otra. La estandarización de algunos tratamientos es un error en el cual se peca con frecuencia. La colaboración entre médico, rehabilitador y entrenador redundaría en mayor beneficio del paciente.


EJERCICIO COMO PREVENCIÓN


Una cosa es la falta de fuerza o la atrofia en un músculo de la espalda y otra bien diferente una lesión o enfermedad en la propia columna. Hernias, fisuras, protrusiones discales, estenosis, osteoporosis, etc... 

En estos casos nos enfrentaremos a dos cuestiones claves: Encontrar el origen del dolor y hallar la solución. Dos variables nada fáciles de completar. 

Sin ánimo de ocupar el lugar del médico, recomendamos al sufrido doliente que agote todas la posibilidades antes de entrar en el quirófano. Reconocidos expertos, como el doctor Francisco Kóvacs, afirman que la cirugía está indicada “en menos del 1% de los casos de dolor de espalda”. Y que la mejor prevención conocida es “el ejercicio físico”. Ya lo saben.