+ FIT

Las redes sociales: un arma de doble filo a la hora de motivarnos para entrenar

Actualmente se está desarrollando una imagen, que en muchos caos es irreal, de lo que deberíamos lograr con los entrenamientos

Imagen de dos pies de dos deportistas que van a empezar a correr.
Imagen de dos pies de dos deportistas que van a empezar a correr.
Las redes sociales: un arma de doble filo a la hora de motivarnos para entrenar

Actualmente se está desarrollando una imagen, que en muchos caos es irreal, de lo que deberíamos lograr con los entrenamientos. Es cierto que el poder beneficioso de las redes sociales es alto, pero también pueden hacer mucho daño a la hora de conseguir o no una serie de objetivos.

Los profesionales de la actividad física siempre ponemos de ejemplo esta frase de Heywood Hale “El deporte no construye el carácter. Lo revela“. En una red social nos pueden engañar pero no en una sala fitness, piscina, montaña … es aquí donde realmente vemos las cualidades físicas y valores deportivos de cada persona.

Existe una cara B de las redes sociales. Muchas veces los perfiles que nos rodean o que consultamos diariamente nos muestran cuerpos perfectos, convirtiendo las redes en un escaparate que hace que busquemos un ideal que en muchos casos es ficticio 

No debemos olvidar que en muchos casos las imágenes de cuerpos perfectos que se muestran están retocadas o tomadas desde ángulos favorecedores que resaltan determinadas partes. El problema de esto no está en reconocer esto, sino en aquellas personas que se obsesionan con conseguir una imagen idílica e irreal. En muchos casos el referente a la hora de marcarse objetivos es esa imagen que reciben a través de las redes sociales.

Esta percepción errónea no es nada beneficiosa, pues generará en nosotros unas expectativas muy elevadas que llevarán consigo unas metas espartanas. A pesar de todo, en muchos casos serán imposibles de conseguir, ya que lo que realmente estamos buscando es un irreal. Esto puede llevar a la frustración y a hacer verdaderas barbaridad a la hora de entrenar, e incluso de alimentarnos. Podemos llegar a desarrollar trastornos que pueden poner en riesgo nuestra salud.

Al final cada usuario nos muestra lo que realmente quiere. Simplemente se trata de un trozo de un todo, una pequeña parte de una realidad que en muchos casos es totalmente diferente de lo que se muestra. Es importante que sepamos esto y que hagamos un uso adecuado de las redes sociales para evitar que tengamos una percepción errónea de nuestro cuerpo y de nuestras metas.