PATRIMONIO

Patrimonio tenía conocimiento del petroglifo de Rebordondo

Reconoce que no estaba inventariado y enviará a un técnico para que investigue lo ocurrido

Roca que contenía el petroglifo y que fue eliminada a raíz de unas obras.
Roca que contenía el petroglifo y que fue eliminada a raíz de unas obras.
Patrimonio tenía conocimiento del petroglifo de Rebordondo

La Dirección Xeral do Patrimonio Cultural de Galicia confirmó ayer que en efecto, en el localidad de Rebordondo (Cualedro) se tenía conocimiento la existencia de un bien de interés cultural pendiente de ser inventariado. Corrobora de esta forma la tesis del historiador verinense Bruno Rúa, quien la semana pasada denunció la destrucción de un posible petroglifo, que tenía entre cuatro y cinco mil años de antigüedad. El organismo autonómico competente en la materia, literalmente, asegura: "Esta dirección xeral si tiña coñecemento da existencia do petroglifo de Rebordondo por unha actuación que previsiblemente o danou". Añade la comunicación que "non era un elemento inventariado e que, en calquera caso, un técnico da dirección xeral achegarase nas vindeiras semanas ao lugar para avaliar a afección".

Desde el departamento de Patrimonio explican que resulta habitual que puedan llegar a existir bienes que pese a tener un cierto o relevante valor histórico no estén inventariados, bien porque pese a tener constancia de ellos todavía no se han podido visitar por los especialistas competentes, bien porque pueda que ni tan siquiera se conozca de su existencia. 

En esa línea se pronuncia Bruno Rúa, quien ayer aseguró que "hai 57 petróglifos, dúas aras, dúas mámoas e unha cista megalítica na mesma situación que o petroglifo que desapareceu e cos mesmos perigos mentres non se comunique oficialmente ao Concello a existencia deses restos arqueolóxicos".

El planeamiento urbanístico vigente en el Concello de Cualedro no contempla la existencia de este  petroglifo, que fue denominado con el nombre de "Rebordondo 2". De ahí que no se hayan establecido especiales medidas de protección para evitar, como así ha ocurrido, que haya desaparecido por completo víctima de la mano del hombre y las obras realizadas para mejorar unos accesos. 


Improperios y amenazas al autor de la denuncia
La destrucción de un posible bien, todavía pendiente de confirmar, ha puesto en pie de guerra a los lugareños de Rebordondo, quienes apuntan, más que a un petroglifo, a la existencia de una simple piedra con orificios para afilar guadañas. Tesis que mantiene también el alcalde Luciano Cuquejo, apoyado en los testimonios de los más viejos del lugar. 

Sea como fuera, la publicación de la desaparición del hipotético elemento pétreo le ha supuesto a su denunciante  muchos improperios y veladas amenazas por las que asegura "se van a tomar medidas legais".
La Asociación do Patrimonio Cultural Galego estudia denunciar el hecho para que se depuren las posibles responsabilidades en el caso de que existiesen y se probase el valor del bien.