CRÓNICA

La belleza corriente se pone de moda en EEUU

Cada vez más mujeres "reales" se convierten en la imagen de tiendas, empresas de cosméticos y publicaciones de Estados Unidos gracias a las nuevas generaciones, que buscan la inspiración en la belleza ordinaria

La artista del maquillaje Taija Kerr,  primera mujer afro-hawaiana en ser modelo de una campaña de cosméticos en Estados Unidos.
La artista del maquillaje Taija Kerr, primera mujer afro-hawaiana en ser modelo de una campaña de cosméticos en Estados Unidos.
La belleza corriente se pone de moda en EEUU

Cada vez más mujeres corrientes se convierten en la imagen de tiendas, empresas de cosméticos y publicaciones de Estados Unidos gracias a las nuevas generaciones, que buscan la inspiración en la belleza ordinaria.

"Es increíble como nuestros clientes se sienten identificados con nosotros", dice a Efe la artista del maquillaje Taija Kerr, la primera mujer afro-hawaiana en ser modelo de una campaña de cosméticos en Estados Unidos.

Kerr, quien trabaja en una de las tiendas de Sephora, es parte de una campaña protagonizada por diez empleados de esta cadena de productos de belleza.

"Esto significa más posibilidades y oportunidades. No solo para mí y los empleados de Sephora, sino para cualquiera que sienta miedo de intentar algo nuevo", afirmó.

En Estados Unidos, palabras como inclusión y diversidad son desde hace años parte de la conversación en el mundo del marketing de moda y cosméticos, como demuestra la incorporación de caras de diferentes orígenes étnicos que cumplían con los estereotipos de belleza de los grandes grupos demográficos.

Después llegaron las modelos de tallas grandes y ahora las marcas se reinventan para ajustarse a lo que dicen los estudios de opinión: las consumidoras de menos de 35 años, las llamadas "millenials" (mileniales en español) tienen una nueva idea de lo que es ser hermosa.

Según un estudio de BeautyCon, una empresa que realiza convenciones de maquillaje en todo el país, para un 81 % de las mileniales, la belleza es una expresión más de su cultura y su individualidad.

Las palabras que más asocian con la hermosura son "verdad" y "positivismo".

En octubre, la marca de cosméticos Wet`n`Wild presentó como su imagen a Diandra Forrest, la primera modelo negra albina en liderar una campaña nacional de estos productos.

Sephora incluyó a una empleada con alopecia en su campaña y Gap Kids contrató para ser su imagen a April Star, que a sus 12 años es una de las líderes de opinión más populares del país.

Para Lauren Levinson, directora editorial de belleza en PopSugar, uno de los portales líderes para mujeres mileniales, en Estados Unidos "hay un movimiento que está redefiniendo qué significa la belleza".

"Las mujeres genéticamente bendecidas, como los ángeles de Victoria Secret, Gigi Hadid y Kaia Gerber, siempre van a gustar", pero alegra ver que "las blogueras que no lucen como modelos son tan populares en las redes sociales como ellas", señaló a Efe.

"Mucha gente está definiendo su individualidad a través de lo que antes hubiese considerado defectos, como las estrías, o unos dientes separados", añade.

Además, se ha comenzado a celebrar el mestizaje, una especie de tabú en la sociedad estadounidense acostumbrada a ver su tejido social como blanco o negro.

Ayesha Curry, estrella del canal de TV Food Network y reina entre las "influencers" (creadores de opinión) en lo que tiene que ver con bienestar, reconoció que desde que CoverGirl la escogió como imagen en septiembre, cada vez le molesta más que la consideren una "belleza exótica", por su piel morena y ojos verdes.

"Mi madre es jamaiquina y china. Mi padre es polaco y negro. En la secundaria me llamaban la ONU y estoy cómoda con eso", dijo en una entrevista con la revista Glamour.

Kerr asegura que después de su experiencia como imagen de Sephora está más comprometida que nunca a celebrar sus culturas polinesia y africana, heredada de su padre y su madre respectivamente.

Para Levinson, esta tendencia ha llegado para quedarse.