Una calle llena de agujeros en Mariñamansa

Una calle llena de agujeros en Mariñamansa

Cuando una calle presenta desde hace tiempo un firme irregular con el riesgo de terminar haciéndose intransitable y no se ataja el deterioro, el siguiente paso es ir viendo como se hacen agujeros y cada vez son más grandes. Eso ocurre en la calle Antonio García Ferreiro, que une la avenida de Zamora con la zona del ambulatorio de A Cuña, donde además de no contar con aceras en gran parte de su recorrido, tanto viandantes como automovilistas tienen que sortear los profundos baches y las piedras esparcidas por la vía.