ECONOMÍA

El 52% de los hogares produce parte de sus alimentos o se los regalan

Ourense es la provincia gallega donde más incidencia tiene la tradición de la agricultura y ganadería para autoconsumo familiar

Un hombre cultiva su propio huerto en plena ciudad, produciendo para su propio consumo
Un hombre cultiva su propio huerto en plena ciudad, produciendo para su propio consumo
El 52% de los hogares produce parte de sus alimentos o se los regalan

La aldea en Ourense no solo es el espacio para los recuerdos o en donde refugiarse los fines de semana o periodos vacacionales. La aldea sigue siendo para la mayoría de los ourensanos la despensa alimenticia.  El 52,7% de los hogares ourensanos reconoce ahorrar en la cesta de la compra gracias a que una parte de los productos los cultiva o bien los recibe como regalo de familiares o amigos. Traducido a hogares la cifra no es baladí: 68.773 de la provincia tienen cubiertas una parte de sus necesidades alimenticias. Así lo indica un informe del Insituto Galego de Estatística (IGE), que revela además la predominancia del carácter rural de la provincia. El observatorio indica que Ourense es la provincia gallega donde más se da y donde más perdura este fenómeno.

A Patricio Sánchez, subdirector del Foro Económico de Galicia, estos datos no le sorprenden: "Reflejan la diferencia importante que hay entre la franja costera y el interior, con el fuerte peso que aún tiene el rural". Y es que el resto de hogares gallegos no tienen la despensa tan bien surtida gracias a la agricultura de autoconsumo. La media gallega de hogares con ahorro de alimentos está en el 39,11%, mientras que en A Coruña el indicador es del 34,57% y en Pontevedra sube hasta el 35,10%. Lugo es la única que se acerca a Ourense, con un 51,58% de hogares con una parte de su cesta de la compra que proviene de la huerta propia o que le ha sido regalada.

Alberto González, gerente de la plaza de abastos de Ourense, indica que "el peso del rianxo y de los productos de autoconsumo es aún muy fuerte y nosotros recibimos muchas peticiones de gente que quiere alquilar un puesto para la venta". Sin embargo, la tendencia ha sufrido un descenso en los últimos años como consecuencia del envejecimiento de la población. Patricio Sánchez alude a que "ya no hay actividad económica que esté libre de los problemas demográficos y este es uno de ellos".

Tendencias

En Ourense en el año 2014 era el 60,38% de los hogares los que reconocían ahorrar en alimentos por este concepto, pero un año después el porcentaje había caído al 52,73%. Sin embargo, la tendencia podría mantenerse a medio plazo ya que, según el subdirector del Foro Económico de Galicia "hay tendencias que aún no salen en las estadísticas y que van al alza como los cultivos ecológicos, el concepto saber lo que comes, el respeto por el medioambiente y la vida saludable, etcétera".

Pero, además de ser una tradición, la tendencia de producir muchas familias parte de sus alimentos tiene que ver con la crisis. Alberto González reconoce que en los años más duros de la recesión "venían a la plaza más gente a vender lo que producía, quizá como una ayuda, pero es raro que encontremos a alguien que sea capaz de vivir solo de lo que produce".

Eso sí, también en esta actividad se nota el envejecimiento de la población. "Quedan o personas ya muy mayores o algunos jóvenes que empiezan, por el camino se quedaron los de edad media", dice el gerente del mercado principal de la ciudad.

Huevos y productos de matanza, los artículos estrella de la factoría casera

Los hogares ourensanos que se surten de lo que sus moradores producen o que les llegan de regalo abarcan productos de origen animal y de huerta, fundamentalmente. A juzgar por los datos del IGE, en el rural ourensano se prodigan los gallineros porque el 36,57% de las familias eluden comprar pollo o huevos, lo que traducido a números absolutos deja la cifra en 47.699 hogares. 
El segundo producto en orden de importancia son los que se derivan de la matanza, con la carne y los chorizos como estrella. En esta ocasión el ahorro afecta al 19,35% de las familias de la provincia, que suman 25.242. A continuación se sitúan la fruta y los frutos secos, con una incidencia del 14,83%, para quedar en cuarta posición el vino, los licores o aguardiantes, que tienen una incidencia en el 11,73% de los hogares. En quinta posición se sitúan la carne de vacuno, cordero o conejo, con una incidencia del 8,46%.

Costes

De acuerdo con los datos del IGE, las familias ourensanas se ahorran 30 euros mensuales en productos como patatas o tomates y otros productos de huerta. En artículos de matanza de cerdo, 41 euros, mientras que en pollo y huevos el ahorro es de 14 euros. En la clasificación también se incluye un ahorro mensual de 26 euros de ahorro en carne de vacuno, cordero o conejo, 24 en leche o sus derivados, 10 en fruta y frutos secos y 19 euros en vino y licores.