CUMBRE PRESIDENTES PROVINCIALES

Baltar defiende el rol vertebrador de las diputaciones

En el cierre de la cumbre de presidentes provinciales apostó por un cambio en el modelo de financiación

Manuel Baltar -cuarto por la izquierda- interviene en la conferencia de presidentes provinciales.
Manuel Baltar -cuarto por la izquierda- interviene en la conferencia de presidentes provinciales.
Baltar defiende el rol vertebrador de las diputaciones

El presidente de la Diputación provincial de Ourense, Manuel Baltar, abogó por un "verdadeiro equilibrio territorial" que sólo puede pasar por un "maior financiamento das diputacións". En este sentido recordó, en el seno de la III Conferencia de presidentes provinciales celebrada en Segovia, que "os gobernos provinciais cumpren económicamente".

El encuentro remató con la Declaración de Segovia, en la que los representantes de los gobiernos locales intermedios de España solicitaron reformas legislativas para mejorar las haciendas provinciales y para reforzar el papel de las diputaciones, cabildos y consejos Insulares en la configuración del territorio. Los presidentes piden que haya más flexibilidad fiscal, recuperar la financiación para los planes provinciales de cooperación y una mejor definición de competencias.

Baltar defendió que se abra el debate de la financiación local y autonómica y se pueda llegar a una reforma del sistema de financiación, necesaria para incrementar los ingresos de los gobiernos provinciales, que sean acordes con los nuevos gastos "para poder asumir as competenzas que teñen e lles poidan ser recoñecidas". Baltar añadió que "vertebramos o territorio e somos a concreción real de postulados como a descentralización ou a desconcentración".

Los presidentes pidieron, además, poder asumir como propias algunas competencias municipales en los casos en que estas no puedan ser desarrolladas en el ámbito local; aumentar la asignación de otras competencias propias, más allá de la cooperación y asistencia municipal, a través de una planificación provincial propia; delimitar la escala idónea para el ejercicio de cada competencia, permitiendo el reforzamiento de estos gobiernos por la vía de la atribución de competencias substantivas y materiales en el ámbito supramunicipal, y, considerando que la provincia es ámbito territorial idóneo para ejercer competencias autonómicas, permitir que estas puedan ser delegadas en las diputaciones, cabildos y consejos insulares.