TRIBUNALES - OURENSE

La banda detenida por 30 asaltos en casas en 2017 solo será acusada de uno

En la operación Christmas fueron detenidos cuatro hombres tras recibir la Guardia Civil un chivatazo de la vivienda elegida

Uno de los dos albaneses detenidos en la operación por robos de casas en el rural,
Uno de los dos albaneses detenidos en la operación por robos de casas en el rural,
La banda detenida por 30 asaltos en casas en 2017 solo será acusada de uno

El Juzgado mixto número 1 de Carballiño concluyó la instrucción de la llamada operación "Christmas" en la que la Guardia desmanteló en marzo de 2017 una banda, con dos albaneses implicados que aún siguen en prisión, a la que atribuyó la especialidad de robar en casas del rural y la periferia urbana. Y, aunque desde el Instituto Armado cuando fueron detenidos hablaron de una treintena de hechos delictivos en concellos como Esgos, Monterrei o Barbadás durante los meses previos, lo cierto es que la fiscalía sólo halló indicios para acusarlos de una tentativa en Carballiño.

Un chivatazo permitió a los agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial especializada en delitos contra el patrimonio de la Comandancia de Ourense saber cuál iba a ser su próximo objetivo, una vivienda habitada en el número 4 de la carretera de Astureses. El día del asalto, a las ocho de la tarde del 23 de marzo de 2017, los agentes estaban aguardando su llegada en el interior de la casa. Por contra, los ladrones esperaban a la dueña de la vivienda, por lo que iba a ser un robo con violencia en las personas de manual. Saltaron el muro exterior, treparon hasta una ventana de la primera planta y forzaron el cierre. En total, 1.485 euros en destrozos.

El operativo concluyó con la detención de Ergys Saliu (26 años), Emanuel Basha (29), Francisco Javier Gay Tizón (36) y Faustino Jiménez Heredia(39 pero con sobresaltos imprevistos, entre otros, cuatro guardias civiles lesionados cuando los delincuentes trataban de huir. Los albaneses, por ejemplo, propinaron puñetazos, patadas e intentaron clavarle los destornilladores que llevaban ejerciendo en todo momento -dice el fiscal- "una violencia extrema". Jiménez Heredia, más conocido como "Bejerano", consiguió darse a la fuga pero fue detenido al día siguiente por la Policía Nacional cerca del barrio de Covadonga.

El fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado, pide la condena más dura para Gay Tizón: hasta nueve años y dos meses de prisión, además de multa de 10 meses a 10 euros al día, por los delitos de tentativa de robo con violencia en casa habitada, atentado a agentes de la autoridad, tenencia ilícita de armas y lesiones.

Los investigadores de la Guardia Civil consideran que es la pieza clave del entramado, supuestamente el encargado de dar cobijo en su casa de Amoeiro y proporcionar objetivos a las "baterías " de albaneses desplazadas a Ourense para robar. De esta forma, no dejaban rastro de su presencia en los establecimientos hosteleros. De hecho, los dos detenidos solo llevaban un día en Ourense cuando fueron arrestados.

El fiscal reclama para Ergys Saliu y Emanuel Basha seis años y tres meses de prisión, además de multa de nueve meses (10 euros al día) por tres delitos leves de lesiones. El mejor parado, aunque las acusaciones no bajan de los cuatro años, es Jiménez Heredia por un único delito de robo con violencia en casa habitada (tentativa). Según el Instituto Armado, se desplazó con los otros tres a la casa pero se quedó en el interior del coche que conducía para facilitar la huida a sus compinches.

Aunque se les intentó vincular con otros robos en casas de la provincia, no se encontraron pruebas. En el minucioso registro de la vivienda de Gay Tizón en Amoeiro solo se encontró una pistola detonadora ilegal marca Reck, modelo P6E del calibre ocho milímetros, que había sido transformada para disparar munición metálica, además de cartuchos.

Ninguno de los inculpados se declara culpable. El letrado de Francisco Javier Gay Tizón asegura, en su escrito de defensa, que su cliente "solo se encontraba en las inmediaciones de la vivienda de la travesía de Astureses cuando fue detenido por agentes de la Guardia Civil que allí se encontraban para un operativo destinado a frustrar un robo". También invoca una atenuante muy cualificada de adicción a las drogas, con tratamiento en el Proyecto Hombre.

Por su parte, el abogado de Jiménez Heredia plantea la nulidad del auto de apertura de juicio oral del 19 de marzo de este año porque, según entiende, "el escrito d acusación particular de dos guardias civiles es nulo al estar suscrito únicamente por letrado" (falta el procurador). En las diligencias consta el otorgamiento de un poder el 9 de febrero cuando, según añade, "ya había transcurrido con creces el plazo para formular escrito de acusación que se presenta en el juzgado de instrucción el 31 de enero". Una providencia de febrero de la jueza amplió el plazo.