DEMOGRAFÍA

La caída poblacional amenaza la corporación de 16 concellos ourensanos

Solo San Cibrao contará con más concejales respecto a 2015 en las próximas elecciones municipales

La caída poblacional amenaza la corporación de 16 concellos ourensanos

La sangría poblacional supone uno de los principales desafíos para la provincia de Ourense, pero también tiene numerosas consecuencias en el funcionamiento de cada uno de los concellos que la componen. Una de las aristas de la pérdida de habitantes es la composición de las diferentes corporaciones municipales, cuyo número se define, según la Ley del Régimen Electoral General, en función del padrón municipal del año anterior a la celebración de cada uno de los comicios.

Por esta razón, tras la última actualización aprobada por el Gobierno mediante un Real Decreto y su publicación en el Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos a 1 de enero de 2017, son 17 concellos ourensanos los que podrían ver variada su configuración a partir de junio de 2019, cuando se constituyan las corporaciones que tomen el testigo de las que salieron de las urnas en 2015.

Estos municipios estarán muy atentos, por tanto, a la próxima actualización del padrón, la última antes de las elecciones de mayo de 2019. Dieciséis ayuntamientos se enfrentan a la reducción de sus corporaciones, mientras que solo San Cibrao contará con más concejales, al derribar la barrera de los 5.000 habitantes, que rozó antes de los comicios de 2015, demostrando que su capacidad de atracción, beneficiada por su cercanía con la ciudad, sigue al alza.

Entre los concellos que corren riesgo de ver reducida su representatitividad destaca Xinzo, que bajó en la última actualización a los 9.875 habitantes, lo que le llevaría a perder cuatro de los 17 concejales que tiene, al caer de los 10.001 empadronados.

Entre las villas, únicamente preocupa, además, la situación de Ribadavia, con 5.095 personas, aunque el margen es holgado para no tener que elegir en las elecciones municipales solo 11 ediles, por los 13 de la actualidad.

En lo que respecta al resto de casos, se quedarán con nueve concejales (perdiendo dos), Avión, Lobios, Oímbra, Vilamarín, A Merca y Vilardevós, mientras que Nogueira de Ramuín (2.033 habitantes) tiene posibilidades de continuar con 11 si cede menos de 33 empadronados.

Por su parte, contarán con una corporación de siete concejales (ahora tienen nueve) Baltar, Beariz, O Bolo y Verea. Están en el límite, y podrían mantener su configuración actual con nueve, A Arnoia, Castrelo do Val y A Mezquita.

En las peores circunstancias, los concejales que se escogerían en la provincia pasarían de los 900 de los comicios de 2015 a los 870 de 2019.