OURENSE

El claxon vuelve al cole: "Solo son cinco minutos"

El inicio de curso escolar revive la vieja polémica del caos a las entradas y salidas de los centros con los padres que aparcan sus coches a la misma hora punta que para el resto de mortales. Las familias esperan medidas mientras luchan contra el cronómetro

A la izquierda, Josefinas, uno de los puntos más conflictivos. A la derecha, vehículos en doble fila en el colegio Mestre Vide.
A la izquierda, Josefinas, uno de los puntos más conflictivos. A la derecha, vehículos en doble fila en el colegio Mestre Vide.
El claxon vuelve al cole: "Solo son cinco minutos"

En la visita de ayer al colegio Manuel Sueiro por el inicio de curso, el alcalde, Jesús Vázquez, recordó la existencia de una ordenanza municipal de tráfico que apela a cinco minutos de rigor: "Se un pai deixa ao seu fillo durante ese tempo á entrada ou saída do colexio, estou seguro que ningún policía local o multará". Mientras, el claxon vuelve al cole como cada curso escolar y los cuatro intermitentes cabrean al resto de mortales que no paran en los colegios. La tensión padre-conductor externo, tras el anuncio del Concello de reducir la permisividad con los atascos a las puertas de los centros, tiene a las familias a la expectativa.  Tras la reunión del ente local con las Anpas ourensanas para pedirles colaboración en la "operación recogida" de los niños, los padres esperan medidas para apaciguar las aguas. Aunque no saben muy bien qué se puede hacer, más que luchar contra el cronómetro y los cinco minutos de rigor, que, para los demás, son eternos.

"Hoy me he dejado 2,40 euros en zona azul porque como es el primer día de presentaciones, cada niño salió a una hora", cuenta una madre a la salida del colegio de las Josefinas, uno de los que genera más atascos y en una hora, a las dos, que también es "punta" para los demás.


"Es la cantinela de todos los años. Intentamos llegar con el tiempo justo para no colapsar, pero a veces no es posible"


"No hay tantos coches porque esto está empezando. En invierno es un caos, la cantinela de todos los años. Hay gente incívica y padres que se ponen de farola tres horas, pero la mayoría de padres intentamos llegar con el tiempo justo, pero a veces no se puede. Además, lo primero sería que los niños estuviesen en el cole de su zona y eso no siempre pasa. Así que no queda otro remedio que coger el coche", comenta otro padre a la salida.


"Hay que respetar a los conductores, pero a un niño de tres años en invierno, con frío y lluvia, no puedes llevarlo andando"


"Es un tema que nos afecta y nos reuniremos las Anpas para ver qué solución se puede adoptar. Es verdad que hay que respetar al resto de conductores, pero a un niño de 3 años, cuando llegue el frío y la lluvia, no puedes llevarlo andando", dice Germán Castro, presidente del Anpa de Josefinas. Propone una alternativa que ya se planteó en otras asociaciones de padres, un espacio para ellos: "Podrían dejarnos a los padres parte de la zona de la plaza para aparcar". Los bonos de parking son una de las ideas que desde las federaciones de Anpas se postulan en el ránking de soluciones al caos, pero no es la única.  El camino escolar seguro pierde fuerza, a la espera de conocer los planes de "Móvete por Ourense". De momento, muchos padres "por si acaso" se dejan los 40 céntimos de mínimo de la ORA en recoger a los críos.