ENTROIDO OURENSE 2018

Desenmascarando el Entroido

Los intelectuales ourensanos no dejaron al margen de sus escritos una de las fiestas ancestrales que representa a Ourense: el Entroido. Para Otero Pedrayo era fiesta de los jóvenes y para Vicente Risco "unha tolería".

Peliqueiros de Laza en 1920. Fotografía de Xaquín Lorenzo cedida al Archivo Histórico Provincial.
Peliqueiros de Laza en 1920. Fotografía de Xaquín Lorenzo cedida al Archivo Histórico Provincial.
Desenmascarando el Entroido

Tempo de Entroido. "Sínteno no corpo as mociñas novamente agromadas, é un ledo feitizo de aire de muiñeira, como sinten os salgueiros a subida da primaveira por as bulidoiras augas dos regatos", anuncia Otero Pedrayo en una crónica de 1948. Como los maios o el Corpus, el Entroido es una de las celebraciones ancestrales de Ourense que no permaneció ajena a los intelectuales de Auria.

Otero Pedrayo le llama "Lus de Febreiro": "Sendo máis brillante a lus do maio e do verán non ten istas luces a potencia, a fondura descobridora da lus do Febrerio. Porque é xoven". Para el escritor, el "antroido es necesario para mudar la vergüenza, desnudar al hombre, "despoxalo dun intre do friaxe e a amargura experimentada, cara a gran verdade a que o leva a luz do Febreiro". El Entroido como acto de sinceridad.

Hasta los oyentes de la BBC llevó el Entroido Xosé Ramón Fernández-Oxea, Ben-Cho-Shey, que escribió un relato emitido por la emisora en 1991, el el que escribió todos los actos de la fiesta, del Domingo Fareleiro al Domingo de Piñata.

El galleguista Silvio Santiago describe en su novela "Vilardevós", publicada en 1961, el Entroido que tenía lugar en su localidad."Os cubanos ou cubanitos subían calle arriba con chaqueta de alpaca, pantalón de raiadillo, pajilla á cabeza e maleta na mao".

El el "Refraneiro galego" de Xesús Taboada Chivite dedicó varias citas al Entroido. "Martes de Entroido e día de Pascua, cada larpeiro na súa casa"; "Pascoas con quén quixeres, entroidos coas tuas mulleres". En etnógrafo verinense estudió especialmente el juego de las olas o "cachelas", uno de los rituales más antiguos de Entroidos como el de Xinzo.

Para Vicente Risco, es tiempo "de tolería", donde las reglas de comportamiento se rompen en forma de máscara. En una crónica titulada "Las cuatro fiestas del diablo" define el Entroido como una "exageración".

En el primer número de la revista Saudade, el cineasta Carlos Velo escribió en 1942 un guion cinematográfico sobre la fiesta. "Entroido enfeitizado".

La Esmorga de Blanco Amor también menciona el Entroido. Milhomes y O Bocas llevan "carautas de Antroido"y Milhomes asegura que "non son ningún Antroido".

En 1946, Florentino Cuevillas escribía del Entroido por primera vez tras la Guerra Civil en La Región: “Los Viejos Carnavales”, una oda a los inicios de la fiesta ancestral. 

Xesús Taboada Chivite: Olas, cachelas o pucariños: rito ancestral en Xinzo

En "Ritos y creencias gallegas", el etnógrafo verinense Xesús Taboada Chivite estudió uno de los ritos ancestrales del Entroido ligados a Xinzo de Limia: el juego de las olas, a las que también llama "cachelas" o "pucariños". Investigó el carácter de diversión de la fiesta. 

Ramón Otero Pedrayo: "O Antroido despoxa ao home dun intre de friaxe e amargura"

"Lus de Febreiro" llamó al Entroido en alguna crónica el intelectual Ramón Otero Pedrayo. Para él, la fiesta "despoxa ao home dun intre de friaxe e da amargura experimentada, levándoo cara a gran verdade da Lus de Febreiro". Para él, era la fiesta de los jóvenes. 

Eduardo Blanco Amor: El Carnaval en los personajes de "A Esmorga"

El Entroido se cita en varias partes de la obra "A Esmorga". Jaume Silvestre, traductor del libro al catalán, aborda una lectura carnavalesca. "Milhomes e O Bocas levan carautas de Antroido", en un fragmento. En otro, Milhomes asegura: "Non son ningún Antroido". n