TIEMPO

Los embalses suben 1,5 puntos su capacidad en solo siete días

Los embalses se encuentran esta semana al 45,51 % de su capacidad máxima

Presa de Velle, ayer, al 80%.
Presa de Velle, ayer, al 80%.
Los embalses suben 1,5 puntos su capacidad en solo siete días

Las precipitaciones de este pasado fin de semana dejaron en la provincia de Ourense una precipitación media de 103,8 litros por metro cuadrado, lo que alivió tanto el estado de los embalses como los caudales de los ríos. Tanto es así, que es la primera vez que los registros semanales de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS) recogen una mejoría en los embalses desde el inicio del verano, rompiendo así la tendencia descendente de los últimos meses. 

Con las lluvias de los últimos días, este año hidrológico, marcado por la situación de alerta por sequía, ha cambiado de cara y, pese a que todavía transcurre con déficit hídrico, ya supera en agua al año 2016 en estas alturas, algo que no se había producido hasta ahora. Pese a todo, los 222,4 l/m2 recogidos desde octubre todavía se sitúan un 37 % por debajo de la media histórica a estas alturas, pero un 24 % por encima de la del año 2017/18.

Los embalses se encuentran esta semana al 45,51 % de su capacidad máxima, un 1,76 % más que lo que se registraba la semana anterior. Este volumen es todavía un 13,75 % menos que la cantidad de agua embalsada hace un año a estas alturas y un 20,56 % menor que el llenado promedio histórico, por lo que la precariedad de la situación impide todavía vislumbrar una salida.

Los más perjudicados han mejorado sensiblemente su aspecto. El embalse de Albarellos ha pasado del 23% al 29%, el de Edrada/Mao ha pasado del 20% al 23% de llenado y el de As Conchas ha aumentado del 26 al 27%. 

El embalse de Chandrexa, uno de los que pero ha estado a lo largo del último año, ha mejorado su nivel de agua embalsada. Solo en la última semana pasó de un 31% a  un 40% de llenado. 

Los caudales de los ríos han aumentado ligeramente gracias a estas lluvias que han producido incluso algún desbordamiento en zonas de la provincia. 

De hecho, según datos recogidos a día de ayer, el caudal de los principales ríos de la demarcación Miño-Sil ha mejorado en nueve puntos porcentuales. 

Se registraba un 75% inferior al promedio histórico, una situación que contrasta con la vivida en las jornadas previas a la llegada de la borrasca Ana, en la que los caudales medios eran de un -84% respecto a la media histórica. 

El río Miño a su paso por la ciudad de Ourense es el que más ha agradecido en número absolutos el agua de la borrasca, al pasar de 34 a 47 metros cúbicos por segundo en apenas una semana. También han mejorado los caudales del Arnoia o el Arenteiro, que se han triplicado en los últimos días. La excepción, sin embargo, son el Sil a su paso por O Barco, que perdió 1,40 m3/s  en la última  semana, o el Limia, que sigue vacío pese a las lluvias.