ENTREVISTA

Martín Godino: “La productividad debe primar, el control horario es del S. XX”

El nuevo marco jurídico de los controles horarios en la empresa. Es el título de lo que será la disertación de Martín Godino Reyes, socio director de Sagardoy Abogados, hoy en el Foro La Región

Martín Godino.
Martín Godino.
Martín Godino: “La productividad debe primar, el control horario es del S. XX”

Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta de Galicia, se encargará de la presentación. La cita, a las 13,30 horas en Expourense. 

¿Controles horarios, otra vez?

De lo que se va a hablar es de dos sentencias de este último mes que rechazan la obligación de un registro horario para el personal de las empresas. Lo que se viene a decir ahora es que de las empresas depende implantarlo o no.

¿No debería primar la productividad sobre las horas de trabajo?

Eso es, es una cuestión muy interesante. Los sindicatos van a volver a pelear porque se constituya ese registro horario, para las empresas prima la productividad y los resultados. A mí esto de fichar a la hora de entrar a trabajar me parece algo de otro tiempo, es como volver a principios del siglo XX. Otra cosa es a qué se dedica la empresa en cuestión, no es lo mismo una fábrica que un periódico.

¿Hay alguna excepción?

Lo que ha concluido el Tribunal Supremo es que hay que distinguir entre los contratados a tiempo parcial y los contratados a tiempo completo. Y ha dicho que para el resto del personal no es obligatorio. ¿Por qué esta distinción? Pues para evitar un tema de fraude, básicamente. Para evitar que se le dé de alta a un trabajador por tres horas y sin embargo haga ocho. Las horas de trabajo de los contratados a tiempo parcial  van asociadas a la cotización, la cotización es menor con tres horas que si la fijamos con ocho.

Hablaba usted de volver al siglo XX...

Es que en los tiempos que vivimos se está fomentando con fuerza el teletrabajo, el trabajo a distancia, ya en muchos casos desde el propio domicilio del trabajador. ¿Y cómo se mide el rendimiento de ese trabajador que está en su casa? Es evidente que no por las horas que eche enfrente del ordenador. Más bien por entregar en tiempo y hora todo aquello que se le encargue. Y que lo haga con la mayor brillantez posible claro.

Pero hay algo más, ¿no?

Claro, luego está otra pregunta: ¿Qué sistema de registro imponemos? Porque ojo porque podríamos estar entrando en una invasión de la intimidad del trabajador. ¿Qué hacemos, le conectamos un GPS para tenerle controlado en todo momento? No parece que sea una solución demasiado lógica, no tiene ningún sentido. E insisto, cada empresa es cada empresa y en función de a lo que se dedique sus necesidades son unas u otras.

O sea, que decide la empresa...

Eso es, lo que se ha resuelto en estas dos últimas sentencias del Supremo es que el control horario queda como algo que es facultad exclusivamente de la empresa, que no es algo obligatorio para todos los trabajadores.