‘‘Prefiero decir la verdad y perder un voto que ganarlo con una mentira'

Le colgaron el cartel de secretario xeral del PSdeG provisional, pero Pachi Vázquez ha dejado que actuase 'la ley de la gravedad', que es 'la más puñetera', para deshacerse de sus oponentes políticos. Tres años y medio de lucha denodada le han permitido soñar con presidir Galicia. El PP se mofa de que no lo quieren ni en su partido, pero ahí está. Y la ley de la gravedad es implacable, avisa a Feijóo.
Ha pasado de Estrasburgo a A Estrada en una semana.
Me siento mejor sabiendo que entre Estrasburgo y a A Estrada hay menos distancia de la que parece y que estamos muy unidos en los intereses del futuro de Galicia. Por lo tanto, me quedo con Estrasburgo y me quedo con A Estrada.

¿Feijóo no lo sabe?
Feijóo malamente defiende A Estrada, pero desde luego que de lo que no sabe nada es de Estrasburgo. No está en eso.

Sin embargo, le respondió que él se había reunido con seis comisarios europeos cuando usted le criticó que había visto a más en menos de dos días que el presidente en cuatro años...
Estoy seguro de que se cruzó seis veces con comisarios, no de que se haya reunido con ellos.
¿Cómo califica su carrera hasta ser proclamado candidato del PSdeG a presidir la Xunta?
Como la vida misma, dura ilusionante y no hecha para gente que no sabe sufrir por lo que cree.

Y ahora dirá que Feijóo no le ha hecho un favor adelantando las elecciones y evitándole tener que hacer primarias, ¿o hubiese preferido hacerlas
Feijóo tomó la decisión pensando en hacerse un favor a sí mismo. Esta ha sido la clave. Yo fui el que convocó primarias y si Feijóo no hubiese modificado el calendario electoral tendríamos primarias.

¿Que José Blanco o Francisco Caamaño le moviesen la silla?
Se presentaron a un congreso y les gané. Por lo tanto, un socialista, un demócrata nunca se puede incomodar cuando un compañero quiere competir contigo.

¿No es hora de que remen ya todos en la misma dirección?
Estoy absolutamente convencido. Desde el minuto uno está todo el partido trabajando para traer un gobierno de progreso a Galicia.

Es médico epidemiólogo, ¿no estaría más tranquilo dedicándose a su profesión en vez de andar con tanto enredo?
Llevo más tiempo dedicado a la medicina que a la política. Lo que pasa es que hay un cierto parecido entre intentar curar los cuerpos e intentar ayudar a curar este país. Política y medicina tienen un concepto social.

Hablamos de las listas, de Feijóo o de la vida...
A Feijóo dijo que le sobraba tiempo y nosotros cerramos las listas hace una semana y él sigue sin hacerlo (el PP presentó sus listas el viernes, horas después de hacerse esta entrevista).

El Comité Nacional fue muy duro. Usted tiene callo, pero Caamaño tuvo que escuchar palabras nada gratificantes. ¿Se pasaron con él?
Cuando un compañero habla donde tiene que hacerlo nunca es duro. Yo lo único que pedí es que tenemos que dejar de hablar de nosotros para hablar de los problemas de Galicia . Creo que lo estamos consiguiendo.

Estos años, en su partido, han sido todos contra Pachi. ¿Es síntoma de algo o el que resiste, vence, como dijo Camilo José Cela?
Si todos estuviesen en contra de mí yo no sería secretario general. La mayoría de los socialistas gallegos están conmigo, apoyándome para que sea secretario general y candidato. Es un dato científico.

José Luis Baltar le dijo a Xosé Cuiña que no podía ficharlo para el PP porque usted es más ‘raposo' que él. ¿Es un elogio o...?
Baltar nunca ha contado más que mentiras a toda Galicia haciendo chistes fáciles. Yo me siento un gallego que le quiere a Galicia y que presume de ser como el resto de los gallegos y que le quiere a este país.

A Emilio Pérez Touriño, que le gusta contar hasta el cambio, lo acusaron de ‘sultán del despilfarro' en la pasada campaña electoral. ¿Teme una campaña dura contra usted?
Si algo sabía toda Galicia era que Emilio era una persona absolutamente prudente y todo lo contrario a un sultán. Las mentiras te las pueden creer una vez, pero todos saben que lo que vamos a discutir esta campaña no son tonterías, sino nuestra vida para los próximos cuatro años. Estoy convencido de que, aunque alguien quiera ensuciar la campaña, los hombres y mujeres de Galicia estarán más pendientes de su futuro que de las tonterías que le pueda decir cualquier político.

¿Por dónde le pueden zurrar? Por tener caballos, por su casa... ¿Quiere hablar de esto?
Nos conocemos todos en este país y a mí de lo único que me pueden acusar es de ser un trabajador que le quiere a Galicia y de que me dedico a esto al cien por cien. Tengo la conciencia tranquila. Es un momento tan complicado para la vida de la gente que sería una insensatez perder el tiempo hablando de nosotros mismos.
¿Tiene mucho dinero? ¿Ha perdido o ha ganado dedicándose a la política?
Yo soy médico y me siento un privilegiado. María José, mi mujer, es enfermera, hemos trabajado mucho y no tengo dinero porque lo gasté en mis maravillosos hijos, pero viví siempre bien. No me preocupa para nada no tener dinero.

¿Por qué hay que votar al PSdeG?
Si pudo haber alguna duda antes de votar a Rajoy, ahora creo que nadie le queda la más mínima. A la mentira de que éramos todos iguales, pues que le pregunten a nuestros enfermos, pensionistas, parados... Que le pregunten a los que le pusieron precio a los medicamentos de nuestros mayores, a los profesores que se han echado... El PP convirtió a las víctimas de la crisis en los responsables de la crisis. Yo quiero salir de esta crisis apretando de verdad al responsable, que es el sistema financiero.
Pues ya que andamos en harina, venda su proyecto.
No voy a decir aquello de Feijóo de que iba a acabar con el paro en 45 días. Esto está muy difícil, pero sí le digo que le voy a dedicar hasta el último segundo de cada día a poner en marcha tres cosas. Primero, crear empleo, sobre todo juvenil. Vengo de Europa, en donde he comprobado que se está apostando por esa línea, como en Finlandia y en Austria. Solo los tristes y la ultraderecha no quieren ir por ese camino. Segundo, me parece injusto cobrar al que no tiene casi nada. Voy a parar el copago de los medicamentos a los pensionistas como en Euskadi. Y voy a trabajar por hacer mucho más grande la puerta de la salida de la crisis, que es con educación y universidades. No prometo más cosas, no puedo, pero con esas tres puertas abiertas los sectores estratégicos de Galicia va a tener aire y un impulso. Si me permite, aunque quede rimbombante, voy a cambiar la economía del sufrimiento por la economía del crecimiento. Voy a medir mucho todo lo que digo en campaña porque estoy convencido de que voy a gobernar y no quiero engañar a nadie como han hecho Feijóo y Rajoy. Prefiero que no me voten por decir una verdad que ganar un voto contando una mentira. Con la verdad y con ganas saldremos adelante.

¿Qué piensa del candidato del BNG, Francisco Jorquera? ¿Se entendería con él?
Me parece una persona tremendamente respetable y le quiere mucho a este país. Tiene una enorme experiencia política y estoy seguro de que nos entenderíamos.

¿Qué errores no cometería de la época del bipartito?
A Feijóo le pasa como a los malos vendedores, que hablan de los productos de los otros y nunca del suyo. Feijóo que se encargue de explicar lo que hizo, porque lo que hizo el gobierno de coalición ya lo saben los ciudadanos. Yo, a cada lector, solo le pido que compare los cuatro años del gobierno de coalición con el de Feijóo. Que lo compare en su vida diaria, en su economía, sanidad, educación, empleo...

Algo bueno habrá tenido Feijóo...
Algo bueno seguro que ha hecho, pero ha sido tan pequeño que no soy capaz de encontrarlo, y me gustaría. Me parece cruel que Feijóo haya dedicado cuatro años a sí mismo y se haya olvidado de los gallegos. Feijóo puso el foco sobre su imagen y a lo mejor le da resultado, pero no hay un solo sector que pueda decir que este Gobierno ha sido bueno.

Entonces ya no hablamos de lo malo.
Lo malo es la rendición. Este Gobierno ha sido el aliado de los que nos vienen a quitar todo.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >